Leonoticias

Fernández Carriedo: Castilla y León en la cabeza

Imagen de archivo de José Antonio de Santiago Juárez junto a Carlos Fernández Carriedo.
Imagen de archivo de José Antonio de Santiago Juárez junto a Carlos Fernández Carriedo. / Dos Santos
  • El presidente del PP en Palencia y portavoz en las Cortes en las tres últimas legislaturas tiene experiencia en distintas áreas de la Administración autonómica

Se ha curtido en distintas área de la Administración de la Comunidad y en las tareas parlamentarias. Ha sido director general de Presupuestos, consejero de Sanidad y Bienestar Social y portavoz de la Junta, consejero de Medio Ambiente y portavoz del Grupo Popular en las tres últimas legislaturas. Herrera vuelve a recuperarle como titular de la cartera de Empleo, como hiciera en 2004 al nombrar como consejero de Medio Ambiente. Carlos Fernández Carriedo (Monzón de Campos, Palencia, 1963) tiene Castilla y León en la cabeza.

Economista y funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Comunidad Autónoma de Castilla y León en la Escala Económico-Financiera, su trayectoria política está ligada al presidente de la Junta. En 1992, cuando Juan Vicente Herrera llega a la Consejería de Economía y Hacienda reclamado por su amigo y consejero de ese área, Fernando Bécker, Fernández Carriedo era un joven Jefe del Servicio de Estudios, que empezó a trabajar con el entonces secretario general.

Tras las elecciones de 1995, Juan José Lucas sitúa en la Consejería de Hacienda a la leonesa Isabel Carrasco, que nombra a Fernández Carriedo director general de Presupuestos. Su andadura por la Administración autonómica le ha llevado a estar en el Comité de Inversiones Públicas de Castilla y León, en el Grupo de Trabajo de Incentivos Económicos Territoriales, en el Consejo Económico y Social de Castilla y León y en la Comisión de Inversiones e Infraestructuras.

Su formación, experiencia y habilidad para comunicar le lleva a Juan José Lucas a nombrarle en 1999 consejero de Sanidad y Bienestar Social y portavoz de la Junta, en un momento en que se negociaron las transferencias del antiguo Insalud a la Comunidad y se pusieron las bases de las políticas sociales -dirección general de la Mujer, puntos de encuentro familiar o red de asistencia-, germen de la posterior Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Sin embargo, la carrera política del joven, animoso, brillante (para algunos) titular de Sanidad y portavoz del Ejecutivo se detuvo en 2003. Su amigo Juan Vicente Herrera gana por primera vez las elecciones autonómicas, tras haber accedido en marzo de 2001 a la Presidencia en sustitución de Juan José Lucas, y le deja fuera del Gobierno. Fue una sorpresa. No pasó desapercibido su disgusto y hasta sus lágrimas cuando se conoció el nuevo Gabinete. Pero el presidente le mantuvo cerca, en un área de asuntos europeos en la sede de la Presidencia.

En el Puente del Pilar de 2004, Herrera formalizó la que en estos 14 años ha sido su única crisis de Gobierno. El presidente observó falta de coordinación y de pulso en su Ejecutivo y creó dos vicepresidencias, la primera con la portavocía para la soriana María Jesús Ruiz, que era consejera de Medio Ambiente. La cartera verde pasa a Fernández Carriedo, que entra de nuevo en el Gabinete. A partir de entonces su carrera política no se para: presidente del PP en Palencia en sustitución del histórico Jesús Mañueco y portavoz en las Cortes entre 2007-2011, cargo en el que repite cuatro años después.

Cortes y partido

Durante los últimos ocho años ha sido -aun es en funciones- la voz del grupo mayoritario en las Cortes, en 2011 con 53 procuradores, tras un resultado histórico en las autonómicas de ese año. Herrera otorga una relevancia capital al portavoz del grupo, tal vez porque él lo fue seis años, y es la “primera pieza” que coloca cuando tiene que hacer los nombramientos en las Cortes y el Gobierno, según confesó a los periodistas de su caravana electoral. Dos portavoces ha nombrado en estos catorce años, José Antonio de Santiago-Juárez y Carlos Fernández Carriedo, ambos de su núcleo de máxima cercanía y confianza.

Menor peso tiene el también procurador palentino desde 2003 en la dirección autonómica del PP, donde participa como presidente provincial y portavoz del grupo, pero nunca ha tenido un cargo, ya sea secretaria o vicesecretarias. Su acción orgánica se centra más en el partido en Palencia, donde se ha recorrido hasta el pueblo más pequeño para la presentación de listas electorales. La formación herida que recibió en el relevo de Jesús Mañueco conquistó hace cuatro años la alcaldía al histórico socialista Heliodoro Gallego. Precisamente, Palencia es la única provincia en la que los populares han mantenido los cuatro procuradores en mayo de 2015, en una pérdida de once parlamentarios en Castilla y León.

Trabajador, disciplinado, hombre de partido, de carácter abierto y templado, de buen humor, pero sobre todo con gran experiencia política, siempre ha dado la cara incluso en los momentos más delicados. Más mediático que el presidente de la Junta, le gusta la relación con los medios de comunicación. Su talante no es de ordeno y mando y sabe decir las cosas para no herir la sensibilidad de quienes trabajan con él, según la opinión de algunos de sus colaboradores.

Como portavoz popular ha destacado, en especial, en sus intervenciones en defensa de los presupuestos generales de la Comunidad, ya que, según el Reglamento de las Cortes, el debate no se produce entre el Gobierno y la oposición, sino entre ésta y el grupo mayoritario. Es uno de los pocos procuradores que sale a la tribuna del hemiciclo sin papeles, aunque se le afea (desde la oposición) que abuse de números y estadísticas y de comparaciones con Andalucía.

En la campaña electoral, durante el primer mitin en Palencia, Herrera se dirigió a él como su “gran amigo y colaborador”. El presidente tuvo, días después, en el cierre en la capital palentina, más palabras para el portavoz: “No te cansas de hablar, eres incansable, eres sensacional, eres maravilloso...” A su “querido portavoz”, le calificó de “portavoz definitivo, el eterno”, lo que provocó las quinielas de los periodistas de la caravana sobre el puesto que ocuparía Fernández Carriedo despues del 24 de mayo.

En ese puesto de portavoz del Grupo Popular repitió en junio de 2015. Ahora, de nuevo, Herrera acude a Fernández Carriedo para que ocupe la cartera de Empleo que dejó vacante la dimisión de Rosa Valdeón por el incidente de tráfico y por triplicar la tasa de alcohol al volante.