Leonoticias

Castilla y León registró una media de diez suicidios a la semana

  • El PSOE reclamará este lunes en las Cortes un Plan de Prevención de Suicidios

El Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León defenderá este lunes en la Comisión de Sanidad la implantación en el sistema sanitario de un Plan de Prevención de Suicidios. Se trata de un problema generalizado en todo el país, y también en nuestra Comunidad.

De hecho, en 2013 la tasa de suicidios en Castilla y León era de 8,3 por cada 100.000 habitantes, en la media nacional, lo que situaba a la Comunidad en sexto lugar en números absolutos (una muerte cada 1,7 días), si bien en 2014 se pasó a 9,62 por cada 100.000 habitantes (un fallecido cada 1,52 días).

El procurador por Zamora, José Ignacio Martín Benito, lamenta que “la única información que da la Junta de Castilla y León sobre el suicidio se puede encontrar en el Portal de Salud con motivo del Día Mundial del Suicidio, fijado por la OMS (10 de septiembre), donde se dan unas recomendaciones generales. Pero, como opinan los expertos, es necesario adoptar planes de detección y prevención desde el sistema sanitario y medidas de sensibilización a la opinión pública”.

Por ello, el Grupo Socialista expondrá en el Parlamento autonómico la necesidad de crear un Plan de Prevención sobre el riesgo de suicidio, dentro del sistema sanitario; poner en marcha medidas de detección y prevención de trastornos mentales que pueden derivar en situaciones de suicidio, que incluirán campañas de prevención dirigidas a los médicos de atención primaria, por ser estos los primeros que ven a los pacientes; y concienciar a la opinión pública –mediante campañas informativas- de que el suicidio es un problema de salud.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó un informe sobre Defunciones en España según la causa de muerte del año 2014 y en ese período fallecieron por este motivo un total de 3.910 personas, la cifra más alta alcanzada en los últimos 25 años.

Estos datos colocan al suicidio como la principal causa externa de muerte no natural en España, por delante de los accidentes de tráfico; lo viene siendo desde 2007.

Algunos expertos, como Manuel Herrera, profesor de Sociología de la Universidad de Granada, opina que "probablemente el contexto de crisis puede haber influido, en cuanto que buena parte de las ilusiones de un grupo muy importante de la población se han visto afectadas y recortadas". Uno de los mayores incrementos que se han producido entre 2007 y 2014 corresponde a los que tienen alrededor de 50 años. Los suicidas de esta generación han aumentado un 38 por ciento durante estos años.

Los expertos en salud estiman que los trastornos mentales son evitables en el 90 por ciento de los casos -en la medida que son tratables. Consideran como fundamental la prevención.

Según el doctor Santiago Durán-Sindreu, responsable de la unidad de prevención de suicidios del Hospital Sant Pau de Barcelona, "la labor de los medios de comunicación es clave. Hay que romper los tabúes y entender que hablar de suicidio no induce al suicidio". En su opinión, pensar lo contrario, es ignorancia, pues cuanto más se conozca el problema, mejor se podrá combatirlo. Este psiquiatra sostiene que hay que dejar atrás la culpa y la vergüenza. "La familia nunca es culpable. Tenemos que cambiar como sociedad y empezar a tratar el asunto como una enfermedad más". Según este experto, la tendencia ascendente es preocupante, y añade: “parece que este fenómeno ha llegado para quedarse. Sea cual sea la causa, y decir que solo ha influido la crisis económica es un argumento para que las instituciones públicas trabajen en planes de prevención”.