http://static.leonoticias.com/www/menu/img/campo-desktop.jpg

Marcos afirma que se trabaja para extender los contratos estables con los productores de remolacha hasta 2024

La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, este lunes. /Eduardo Margareto
La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, este lunes. / Eduardo Margareto

La consejera destaca que se ha sembrado un 14% más y que Acor y Azucarera pueden ampliar un 40% su actividad con el fin de la cuota

LEONOTICIAS

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, afirmó este lunes que se trabaja con Acor y Azucarera para extender los contratos estables con los cultivadores de remolacha desde el año 2020, que es el compromiso actual, hasta el 2024, y añadió que ese será uno de los elementos de la plataforma de la remolacha que se constituirá en breve.

Ante la desaparición del sistema de cuotas de la remolacha desde el 1 de octubre, explicó que se ha trabajado con el sector primario y con la industria de transformación tanto en el compromiso de contratos estables para la recogida de este producto por las azucareras como en la financiación -20 por ciento más por hectárea- a los agricultores.

En tal sentido, tras presentar el final de las cuotas como una oportunidad y no como un problema, subrayó que este año se ha sembrado un 14 por ciento más de superficie pese a las adversas condiciones climáticas y defendió que Acor y Azucarera tienen la posibilidad de ampliar, con sus medios actuales, en un 40 por ciento su actividad.

Todo ello, tanto el aumento de la superficie sembrada como el de la capacidad de molturación de las azucareras, se traducirá en más empleo para el sector, defendió Marcos, que reiteró el trabajo con las partes afectadas e incidió en que esos elementos estarán en la nueva plataforma de competitividad.

La consejera manifestó que “no hay que ponerse límites” sobre la capacidad tanto de los agricultores como de las plantas transformadores ante la “oportunidad” del final de las cuotas en el mercado de la remolacha, ya que la producción en España, unas 500.000 toneladas, está por debajo del consumo, de cerca de 1,3 millones de toneladas, la mayor parte importada.

Por último, indicó que no se pretende llegar a ese más de un millón de importación, pero si aprovechar la posibilidad de ampliar la capacidad de producción, tanto en la superficie de siembra del cultivo como en la molturación de la industria, por lo que resaltó la importancia de que ésta esté al cien por cien de transformación.

Contenido Patrocinado

Fotos