La Junta concede 117 ayudas para la compra de pastores eléctricos para proteger los colmeneros leoneses

Oso comiendo de un colmenar.

Las ayudas suponen el 80 por ciento del coste de cada pastor eléctrico instalado, con un límite máximo de 360 euros

LEONOTICIASLeón

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha hecho pública la concesión de 157 ayudas en la comunidad -117 en la provincia de León y 40 en la de Palencia- para la adquisición de pastores eléctricos destinados a la protección de asentamientos colmeneros de los posibles daños que pueda ocasionar el oso pardo, según publica en su edición de hoy el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

De esta manera, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente busca fomentar la coexistencia de las actividades ganaderas tradicionales con la protección de la especie, así como minimizar los agravios comparativos entre los asentamientos colmeneros que se ubican en zonas de presencia de oso pardo y los que se establecen fuera de las mismas.

Las ayudas suponen el 80 por ciento del coste de cada pastor eléctrico instalado, con un límite máximo de 360 euros, y tienen por objeto sufragar parte de la adquisición de pastores eléctricos destinados a proteger las colmenas de los daños y perjuicios que pueda ocasionar el oso pardo.

El oso pardo está incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, en la categoría de peligro de extinción, y actualmente en Castilla y León goza de un estatuto de protección. La Junta de Castilla y León además aprobó el Plan de Recuperación del oso pardo.

Actualmente, la población de osos pardos cantábricos está experimentando un crecimiento sostenido. En el año 2015, último en el que se completó el censo anual, se detectaron 34 osas con crías en la subpoblación occidental y seis en la oriental, estimándose que la población cantábrica total podría estar próxima a los 250 ejemplares. En los últimos 20 años el número de osas con crías localizadas cada año ha ido aumentado progresivamente.

Fotos