García Tejerina defiende el papel de la CHD en el control del gasto de agua de las comunidades de regantes

La ministra recalca que la gestión responsable del agua una obligación de «todos» y más en una situación de sequía como la actual

ICAL

La ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, defendió el papel de la Confederación Hidrográfica del Duero en el control del gasto de agua de las comunidades de regantes y especialmente en situaciones de sequía como la actual en la que hay que hacer un uso debido del agua.

La ministra, que realizó estas declaraciones antes de participar en Valladolid en una jornada organizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria, recalcó que el control del agua es una obligación de todas las confederaciones, y recordó que desde el pasado mes de febrero se vienen celebrando reuniones periódicas con todas las comunidades de regantes para informar de la situación y de las medidas para restringir el consumo de agua.

En este sentido, puntualizó que en el caso de la cuenca del Duero se aprobó un real decreto de sequía donde se “incluyen consideraciones como que la Confederación debe redoblar la necesaria vigilancia y, en el caso de no cumplir las medidas, tramitar los correspondientes expedientes sancionadores. Todos tenemos que ser especialmente responsables en la gestión del agua y más en un año como éste”, apuntó.

Hasta el momento la CHD ha abierto un expediente a la la comunidad de regantes de Geria-Simancas (Valladolid) en el que establece una propuesta de multa superior al medio millón de euros, y estudia otra sanción de dos millones para la comunidad de Tordesillas.

Cambio climático

Por otra parte, García Tejerina también resaltó el papel fundamental que los ingenieros agrónomos han jugado en el desarrollo de la agricultura y apuntó que también deberán ser protagonistas en la transformación que tiene que afrontar el sector para hacer frente al cambio climático, “que es uno de los grandes retos a los que nos tenemos que enfrentar el conjunto de la humanidad”.

La ministra apuntó que la agricultura y la ganadería son responsables de 11 por ciento de las emisiones de CO2 a la atmósfera que se generan en España, pero al mismo tiempo apuntó que se puede convertir en un sector mitigador de las emisiones de efecto invernadero con prácticas como el manejo del suelo. El objetivo, según recalcó, debe ser mantener una agricultura que “nos alimente a todos pero que también se sume a la lucha contra el cambio climático”.

García Tejerina apuntó que se trata de una sector que necesita adaptaciones ya que el cambio del régimen de precipitaciones, la gestión del agua o el cambio de temperaturas son factores que pueden afectar a la sanidad de los cultivos y la ganadería. “En esta nueva agricultura que tenemos que desarrollar entre todos y que ayude a combatir el cambio climático, los ingenieros agrónomos deben jugar un papel fundamental como lo han hecho hasta ahora en la historia de la modernización y la competitividad de un país referente tanto en agricultura como en alimentación”, afirmó.

Además de la ministra, al acto también asistió la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Milagros Marcos, y la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro.

Temas

León

Fotos