http://static.leonoticias.com/www/menu/img/campo-desktop.jpg

La Comisión Europea quiere establecer planes estratégicos nacionales en la nueva PAC

La Comisión Europea quiere establecer planes estratégicos nacionales en la nueva PAC

Bruselas insiste en que tanto los programas rurales como los pagos directos estarán en la futura Política Agraria Común

ICAL

La Comisión Europea publicó este miércoles una comunicación sobre las líneas generales que puede incluir la futura Política Agraria Común (PAC) a partir de 2020. Entre las ideas presentadas por el Ejecutivo comunitario, destaca la «descentralización» de la política agraria, ya que los Estados miembros podrán presentar planes estratégicos nacionales basados en unos mismos objetivos comunes.

«Cada país o región debería establecer un Plan Estratégico de la PAC, que deberá cubrir también» las que afecten a los pagos directos y a los planes de desarrollo rural, explica el Ejecutivo. Bruselas argumenta que si se establecen este tipo de planes ayudará a «maximizar» las contribuciones de los países para que se tengan más en cuenta «las condiciones locales, y necesidades» para cumplir con, por ejemplo, los objetivos medioambientales. De este modo, los países tendrán más posibilidades de intervenir en cómo se controlan los presupuestos y cómo se aplica a los beneficiarios (entre ellos, también las sanciones).

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Jyrki Katainen, encargado de Empleo, Trabajo, Inversión y Competitividad, explicó en rueda de prensa que es necesario «que la PAC se modernice». «Este paquete no es una revolución, si no una evolución. El mundo ha cambiado y nosotros tenemos que cambiar, incluida la PAC».

Procedimientos

Los planes deberán presentarse a la Comisión Europea para que dé el visto bueno. El comisario de Agricultura, Phil Hogan, se muestra confiado en que no será un proceso demasiado largo. «Tenemos experiencia en la presentación de los planes de desarrollo rural», dijo.

Se pasará de un enfoque único a un modelo que se adapte a las necesidades de los países para conseguir los objetivos de la UE. Además, se optará por reforzar la figura del asesor de granja, que «ayudará a la simplificación» de la política agraria.

Bruselas rechaza la posibilidad de que en la futura PAC se pueda aplicar planes nacionales que signifique «una renacionalización» de la política agraria. Considera que, al contrario, ayudará a conocer mejor «la variedad de la agricultura» y mejorar «el potencial de la producción agrícola» a través de las distintas realidades «medioambientales y socieconómicas» de toda la UE. «Se trata de incorporar nuestra diversidad, en lugar de tratar de un imponer un único modelo», asegura el documento del Ejecutivo.

Pese a todo, la Comisión Europea aun no ha detallado cuál va ser la parte del presupuesto que se dedicará a la PAC, ya que la propuesta de la institución sobre el marco financiero plurianual 2020-2027 no se presentará hasta la próxima primavera. Por ello, tampoco ha especificado qué va a pasar con los pagos directos a los agricultores, y si seguirán estando financiados únicamente por la UE.

Antecedentes

El pasado verano, el Ejecutivo comunitario abrió la posibilidad de incluir el copago en los pagos directos, tal y como ocurre en los programas de desarrollo rural. Una cuestión que ya ha levantado grandes reticencias entre los Estados miembros, entre ellos España. La institución está preocupada por cómo puede afectar la salida del Reino Unido de la UE, ya que según sus cálculos el brexit provocaría la pérdida de 10.000 millones de euros en el presupuesto europeo.

Sobre la posibilidad de que Reino Unido y la UE hayan llegado ya a un acuerdo sobre la factura que debe pagar el país antes de su salida, Hogan afirmó «que lo acogería» positivamente en caso de que finalmente se confirme que la isla pagará 60.000 millones netos, según asegura la prensa británica.

Al respecto de los pagos directos, el Ejecutivo también establece la posibilidad de aplicar un tope obligatorio, pero sin detallar cifras. En cualquier caso, Bruselas subraya que «en 2015, el 20 por ciento de los agricultores recibieron alrededor del 80 por ciento de los pagos directos. Esto levanta preocupaciones lógicas sobre la eficiencia económica y la igualdad social».

«La Comisión está comprometida en valorar cómo hacer los pagos directos más efectivos y asegurarse que son justos», a través, por ejemplo, de pagos regresivos según el tamaño de la granja u ofrecer un mayor apoyo a los productores que viven exclusivamente de la agricultura. Pese a todo, Bruselas insiste en que tanto los programas rurales como los pagos directos seguirán formando parte de la futura PAC.

El Ejecutivo comunitario presentará la propuesta definitiva de la política agraria en 2018 pero no se descarta que no se pueda aplicar hasta 2021, según las fuentes diplomáticas consultadas, tras las elecciones al Parlamento Europeo.

Contenido Patrocinado

Fotos