Una «catastrófica» vendimia y daños del «cien por cien» en Valdevimbre

Un viticultor muestra la escasa uva de esta recolecta. / Noelia Brandón

Los viticultores de la zona aseguran no recordar «un año igual» y todavía están perdidos al no poder cuantificar las pérdidas por la helada y la sequía

RUBÉN FARIÑASValdevimbre

El campo leonés recordará el 2017 como uno de los peores años del último siglo. Las heladas y la sequía han azotado al sector agrario durante los últimos meses y de estos problemas tampoco se han salvado los vinos de las denominaciones de origen Bierzo y Tierra de León

La bodega Leyenda del Páramo solía recoger «en un año normal» 400.000 kilos de uva procesada de viñedo propio; sin embargo, este año «no se si llegaré a 20.000 kilos».

Este viticultor puede llegar a elaborar en una campaña normal cerca de 450.000 botellas, pero en esta vendimia apenas ha recogido uva para 30.000 unidades.

La zona de Valdevimbre es la más afectada. «Hay daño cercano al 100 por 100». Algunos viñedos, por la edad de la viña o la situación geográfica, han salvado parte de la cosecha pero la mayoría tendrá perdidas totales.

Y por si fuera poco, el adelanto de la vendimia ha provocado que los efectos sean más severos. «La vendimia y la brotación venían con adelanto de 15 ó 20 días». Al caer la helada, los sarmientos estaban muy avanzados, la flor de la vid muy visible y «se heló todo».

A 19 de septiembre, esta zona de prieto picudo ya está recogiendo la uva. Lo normal hubiera sido que el inicio de la campaña se hubiera retrasado hasta finales de mes.

Al haber menos uva, la mano de obra es inferior porque los costes deben primar para los viticultores.

Todo ello ha frenado el crecimiento exponencial de los caldos leoneses, que han vivido un año como no se recuerda y aún están perdidos por no saber cuánto podrán recoger y cuántas serán las pérdidas.

Fotos