El campo saldrá a la calle el 30 de agosto para exigir ayudas directas, financiación para todos y exenciones fiscales frente a la sequía

Las organizaciones profesionales agrarias Asaja, UCCL y UPA en Castilla y León presentan medidas de protesta que desarrollarán próximamente para exigir un apoyo real para los agricultores y ganaderos de Castilla y León. / R. Valtero

Asaja, UCCL y UPA consideran un «error» las críticas de COAG a la convocatoria conjunta frente a un «gravísimo problema»

LEONOTICIAS

Las organizaciones agrarias Asaja, UCCL y UPA convocaron este viernes al campo de Castilla y León a una manifestación por las calles de Valladolid el próximo 30 de agosto para exigir a Gobierno y Junta ayudas directas, seguros agrarios atractivos, financiación accesible para todos y exenciones fiscales ante una año “catastrófico” por la sequía y las heladas con pérdidas por encima de los 1.500 millones de euros para a los agricultores y ganaderos de la Comunidad.

Los máximos responsables de estas opas, Donaciano Dujo, Jeús Manuel González Palacín y Aurelio González explicaron en una rueda de prensa que saldrán a la calle en la capital del Pisuerga en una macromanifestación regional entre la plaza de Colón y la plaza Mayor, ante la ausencia de medidas reales por parte de las administraciones para apoyar al sector en un año “desastroso”. Los responsables agrarios aclararon que el calendario de movilizaciones arrancará la semana del 7 al 11 de agosto en las diferentes provincias de la Comunidad, donde las organizaciones territoriales decidirán libremente cómo las acometen.

Las opas lamentaron la ausencia de COAG para lograr la unidad de acción de todo el campo regional ante un “gravísimo problema” que afecta a todo el sector autonómico. Aurelio González tachó de “error” el comunicado emitido ayer por sus compañeros en La Alianza, en el que señalaba que las movilizaciones respondían a intereses electorales, aunque asumió su independencia para adoptar esa decisión.

Donaciano Dujo explicó que las cuatro opas mantuvieron una reunión sobre este asunto el 21 de junio; y otra el día 4 de julio, donde se consensuó, con “cesiones” a COAG, la tabla y las fechas para las movilizaciones. En este sentido, denunció que se enteró ayer por la mañana de que COAG no acudiría finalmente y expuso que “son todos mayores” y no le “gusta” que alguien que no quiere acudir “desacredite” a los que van.

Jesús Manuel González Palacín rechazó los “insultos” de COAG y argumentó que ésta “era una buena oportunidad para haber logrado la unidad de acción frente a un gravísimo problema” para todo el campo de Castilla y León. Al respecto, incidió en el “gravísimo y lamentable error” de COAG al dinamitar la unidad de acción y defendió que “se ha confundido”.

Situación dramática

Dujo fue el encargado de dibujar con datos la "dramática" situación que vive el sector y precisó que la producción de cereal cayó en cinco millones de toneladas respecto a la del año pasado, hasta los 2,7 millones; con rendimientos medios de 1.350 kilogramos, un tercio de los logrados en 2016. El dirigente aseguró que con esos datos no se cubre ni el 50 por ciento de los costes de producción.

Donaciano Dujo también destacó el impacto de la sequía sobre 1,3 millones de hectáreas de pastos; y sobre las 500.000 hectáreas de regadíos, con 200.000 en las que no se puede regar. Junto a estos, la ganadería intensiva sufrirá un mayor coste de los alimentos; a lo que se suma también el impacto de las heladas sobre frutales y viñedo. “Las pérdidas ascenderán a 1.500 millones de euros y la Junta y el Gobierno deben saber esto”, dijo, para defender que “a día de hoy no hay medidas suficientes para ayudar al campo”.

Jesús Manuel González Palacín constató que el campo pasa por una “dramática situación” cuando de su actividad depende el 20 por ciento del PIB regional, si se suman la agroindustria y los servicios. En este sentido, exigió a las autoridades que demuestren que consideran el campo un sector estratégico de verdad, porque “hechos son amores y no buenas razones”.

González Palación consideró las medidas puestas sobre la mesa “cicateras” y rechazó que se escuden en que no hay dinero, cuando en plena crisis se acudió rápidamente al rescate de la banca, o de empresas como Campofrío cuando sufrió el incendio en sus instalaciones. “Ninguna explotación se puede venir abajo por una mala cosecha”, advirtió, para denunciar que no ha existido ninguna negociación y se ven “obligados a salir a la calle”.

Aurelio González criticó que lo que las administraciones han puesto sobre la mesa son solo "voluntades" en un año “desastroso” para el campo y defendió las movilizaciones para presionar a las autoridades para que “se de cuenta del problema que hay, porque hasta ahora ha estado echando balones fuera”. Con todo, reconoció el “esfuerzo” de la Junta para “paliar la dejadez del ministerio”.

Principales reivindicaciones

Donaciano Dujo exigió ayudas directas de minimis, de hasta 15.000 euros por explotación, que permite la UE. Al respecto, González Palación criticó que Milagros Marcos se negó ayer en redondo durante la reunión del Consejo Agrario a reclamar estos apoyos, cuando son “esenciales” para que no se caigan explotaciones. González exigió, en este sentido, que se abra de nuevo la mesa de la sequía con el ministerio para definir estas ayudas directos en función de la superficie afectada.

Asimismo, Dujo pidió que se facilite realmente el acceso a financiación, porque se están denegando el 30 por ciento de las peticiones “sin una causa justificada”. Aseveró en este sentido, que las cifras que maneja la consejera de Agricultura, Milagros Marcos, de 920 millones en créditos bonificados chocan con los 140 millones que vende la ministra Isabel García Tejerina. Sobre este asunto, González recordó que ayer se constituyó la mesa de seguimiento sobre la sequía, que analizará cómo evoluciona la concesión de préstamos y cómo se arreglan las negativas de Saeca para avalar las bonificaciones.

Donaciano Dujo remarcó que menos de la mitad de las dos millones de hectáreas de cereal se aseguró frente a la sequía, porque no son atractivos, ya que no se adaptan a los rendimientos reales de muchas zonas. En este sentido, criticó a la Junta por no subvencionar en condiciones el seguro desde 2011, que debe modificarse para que sea atractivo, y advirtió de que el Gobierno regional “no puede exigir algo que no ha hecho”. Aurelio González destacó que en muchas zonas las tasaciones ni siquiera cubren el coste del seguro y abogó por modificarlo para que sea rentable contratarlo en toda la Comunidad.

En cuanto a la fiscalidad, Dujo reclamó exenciones en el pago de cuotas a la Seguridad Social durante un año. En este sentido, Aurelio González, criticó duramente que se haya aprobado un aplazamiento de su pago durante ocho meses, lo único que provocará que se agrave el problema cuando tengan que abonar esas cuantías. “Queremos condonaciones de las cuotas”, concluyó.

Fotos