Asaja y los apicultores unen sinergias tras un año «catastrófico» con pérdidas del 90% para el sector

Un apicultor retira paneles de abejas para extraer la miel. / Noelia Brandón

La Asociación Leonesa de Apicultores cuenta con 31.000 colmenas en la provincia y se postula como nicho de empleo para jóvenes agricultores a pesar de los múltiples problemas que están registrando

RUBÉN FARIÑASLeón

A la trashumancia ilegal, los problemas con las aseguradoras, el oso, la vespa de glutina y el abejaruco se ha sumado este año las heladas y el intenso calor.

Con todas esas circunstancias están teniendo que lidiar los apicultores de la provincia, que ya califican el 2017 como «catastrófico» con lo que respecta a la producción anual de miel. La media de recolecta por colmena se establecía en 20 kilos, pero en este año no se han llegado a recoger ni dos «y esa cantidad se deja en las colmenas para alimentar a las abejas durante el invierno».

Los productores denuncian que la Consejería exija un seguro con Agroseguro pero que en su póliza sólo se registra la responsabilidad civil y con una bonificación del 40%. «Los incendios, que han destruido las colmenas sí están cubiertos pero la producción que se deja de obtener no se cobra y la pérdida de la flora para recuperar las instalaciones tampoco. Por ello no queremos pagar un seguro que no nos cubre nada».

Ahora, la Asociación Leonesa de Apicultores ha alcanzado un acuerdo con Asaja León que «nos permitirá abrir más puertas fuera de la provincia, llegar a la Junta y al Gobierno». Este convenio recoge la integración como organización sectorial en Asaja. «Queremos juntar sinergias para defender mejor a los apicultores. Ambos mantenemos la estructura y los servicios, esto tiene que ver con la defensa del sector», ha asegurado el presidente provincial del sindicato.

Un sector en auge

A pesar de todas estas circunstancias, el sector apícola en León goza de una buena salud. Dentro de la Comunidad, es la segunda provincia con mayor número de colmenas, con 40.000 unidades – 31.000 pertenecen a la Asociación Leonesa de Apicultores -. A nivel nacional, Castilla y León es la segunda por producción, sólo por detrás de la Comunidad Valenciana y España es el país que más miel aporta a la Unión Europea.

Gracias a estas cifras, el sector está incorporando a muchos jóvenes. En los últimos seis años, una media de 15 personas menores de 40 años han comenzado a ejercer la apicultura en la provincia.

El acuerdo con Asaja se interpreta como un paso hacia adelante que haga más fuerte el sector y defienda a los apicultores más allá de las fronteras leonesas.

Fotos