http://static.leonoticias.com/www/menu/img/campo-desktop.jpg

Portada

Campo

El alto grado de sanidad ganadera permite incrementar un 27,6% la exportación de animales vivos en la Comunidad

Explotación bovina./Gráfico
Explotación bovina.

Los resultados de la aplicación de los programas de erradicación de enfermedades de los rumiantes en Castilla y León durante 2016 muestran de nuevo resultados favorables

ICAL

La alta calificación sanitaria con la que cuenta desde el pasado año las explotaciones ganaderas de Castilla y León ha posibilitado un progresivo aumento de las exportaciones de animales vivos, que en los seis primeros meses de 2017 se han incrementado un 27,65 por ciento hasta alcanzar unas ventas de 35,7 millones de euros, frente a los casi 28 millones del mismo periodo en 2106. Tal y como señaló el director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de la Consejería de Agricultura y Ganadería, Óscar Sallagués, el pilar de la apertura del mercado mundial tanto de animales vivos como de productos de origen animal en carne, embutidos y piezas preparadas se basa en «contar con una buena sanidad».

De no ser así, señaló, «los países importadores miran para otro lado y buscan nuevos proveedores», y puso como ejemplo que cuando se produjo en el año 2000 la denominada crisis ‘vacas locas’ y afectó a Europa’ en América se decidió cerrar el mercado a las ventas de animales bovinos procedentes del viejo continente. Pero la situación ha cambiado y recordó que a finales de 2016 -año en que la Organización Mundial de Sanidad Animal declaró a España como un país de «riego insignificante» en cuanto a la enfermedad- desde Salamanca se produjo la primera exportación de bovinos vivos con destino a reproducción a Perú.

«Además de las campañas de saneamiento ganadero que aprueba la Comisión Europa en Castilla y León se hace un trabajo riguroso y los ganaderos son los primeros en aplicar el proceso con seriedad, siendo los artífices de los buenos resultados que se están consiguiendo y que han incidido de forma muy relevante en el aumento de las exportaciones de animales vivos», precisó Sayagués.

En esta línea, el hecho de mantener buenas relaciones con la Unión Europa ha propiciado que desde el pasado año se haya logrado acceder en carne de bovino a mercados como el de Argelia y algo con Marruecos, mientras en animales vivos en bovino se ha empezado a exportar de forma destacada al Líbano. Así, del total de 8,1 millones de euros del valor de las exportaciones en lo que va de año, en este último capítulo 1,8 millones correspondieron a compras libanesas.

Europa, Asia y Oriente Medio, a la cabeza

En el caso europeo, el primer destino de animales vivos de porcino está mayoritariamente en Portugal, seguido de Italia, mientras en ganado porcino de carne en la Unión Europea Francia es el principal mercado, seguido de Alemania e Italia, mientras que del continente asiático Japón, China y Corea del Sur son los mayores mercados importadores. En animales vivos del sector ovino Libia es el primer país en ventas y en ovino de carne figuran Israel, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar.

«Todo esto viene avalado por que buena parte de los países de Oriente Medio reclaman un status sanitario muy elevado en las explotaciones desde donde importan productos ganaderos. Un ejemplo es Turquía, que abrió su mercado a España en animales vivos en junio y en solo tres meses han salido hacia este país 16.000 terneros. Lo más llamativo es que 5.000 de ellos, casi un tercio de total procedían de la provincia de Salamanca», enfatizó el director general de Producción Agropecuaria.

En este sentido, recordó que existen programas específicos de saneamiento ganadero contra las enfermedades denominadas ‘agalaxia contagiosa’, ‘maedi-visna’ y ‘artritis encefalitis caprina’. «Esto significa que nuestro ganado ovino y caprino cumplen una serie de requisitos de garantías adicionales que le ponen en ventaja competitiva respecto a países y comunidades autónomas que no tienen estos programas. En ‘agalaxia contagiosa’, la nuestra es la única región que lo ha puesto en marcha y de países del entorno cercano únicamente lo ha hecho Francia. En ‘artritis encefalitis caprina’, Castilla y León y Murcia son las únicas autonomías que toman medidas en todas sus explotaciones y Extremadura lo ha empezado a aplicar poco a poco», añadió Sayagués.

Al respecto concretó que cuando algunos países quieren abrir nuevos mercados lo primero que hacen es enviar una delegación de expertos para conocer el sistema de producción y sanitario. «Así pasó en 2016 con una delegación china, que con el tema de la enfermedad aviar que hubo en el sudeste asiático cerró el mercado a países de su entorno y puso los ojos para importar gallinas reproductoras en España. En Castilla y León nos ofrecemos voluntarios y así se lo decimos al Ministerio ya que consideramos que nuestro sistema sanitario y productivo en las explotaciones ganaderas es muy competitivo», aseveró Sayagués.

Por otro lado, manifestó que desde el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) se ha finalizado un estudio para asesorar a todas las empresas de la Comunidad que quieran exportar productos de origen animal a 17 países de Oriente Medio. La lista la forman Chipre, Arabia Saudita, Barhein, Irán, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Iraq, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Omán, Palestina, Siria, Turquía y Yemen. «Estos países tienen un potencial exportador tremendo, sobre todo en vacuno y ovino. El objeto del estudio es asesorar a las empresas sobre las garantías adicionales que exigen uno por uno, como la certificación Halal para el mercado musulmán; los requisitos reglamentarios sobre cumplimiento de sanidad animal; y los trámites burocráticos con la documentación precisa», enumeró

Cabaña ganadera saneada

Desde la Dirección General de Producción Agropecuaria en Infraestructuras Agrarias se indicó que en lo referente a la brucelosis bovina en la Comunidad no se ha detectó ninguna explotación positiva en el año 2016. «Se trata de una situación que nunca antes se había producido lo que, unido al reconocimiento por parte de la Unión Europea de las provincias de Burgos, Soria y Valladolid como oficialmente libres de brucelosis bovina, sitúan a Castilla y León como una región con el máximo estatus para esta enfermedad. En Salamanca es el primer año que no se ha tenido ningún caso de brucelosis», manifestó Óscar Sayagués. Con relación a la tuberculosis bovina, agregó que en 2016 se ha producido un nuevo descenso de la prevalencia, ya que el número de explotaciones positivas fue únicamente un 1,87 por ciento.

Asimismo, en Castilla y León el número de explotaciones positivas de tuberculosis bovina ha disminuido en los últimos diez años un 55 por ciento, siendo más pronunciado el descenso en las provincias de Salamanca, Segovia y Zamora. Así en el caso de Salamanca, provincia de España con mayor número de cabezas de ganado bovino, el número de explotaciones positivas ha disminuido del 5,63 por ciento de 2007 al 1,90 por ciento en la actualidad. En 2016 se detectó un 66,2 por ciento de explotaciones positivas menos que en el año 2007, situándose por primera vez esta provincia por debajo del 2 por ciento de explotaciones positivas.

Contenido Patrocinado

Fotos