La acuciante sequía obligaría a transformar la próxima campaña los cultivos de regadío leonés en secano

Cosecha de trigo en el campo leonés.

El sector advierte de la supresión de cultivos como la remolacha, la alubia o los forrajes si se mantiene la dinámica meteorológica este otoño, manteniéndose únicamente el girasol y los cereales

A. CUBILLAS

Ni en invierno ni en verano y, ahora, tampoco en otoño. El agua parece haberse evaporado de León que arranca el mes de octubre con temperaturas más típicas del mes de agosto, con valores que rozan los 30 grados, y los embalses con mínimos históricos, con el de Riaño con apenas el 13% de su capacidad y el de Barrios de Luna al 5%.

Una situación que ha convertido el sentimiento de preocupación en desesperación en el campo leonés. El problema de la acuciante falta de agua va más allá de las importantes pérdidas económicas en el sector agrícola de León, que ya se dejan sentir en esta cosecha, ya que podría provocar la desaparición de cultivos tradicionales.

Los agricultores ya valoran la posibilidad de transformar los cultivos de regadío de secano, lo que supondría reducir la producción de León a los cereales y el girasol y la supresión del maíz, la alubia, la patata y los forrajes.

«Lo triste sería tener que sembrar en regadío cultivos de secano y reducir nuestra producción a cereales y el girasol» MATÍAS LLORENTE (UGAL-UPA)

Una posibilidad más que probable si se mantiene la dinámica meteorológica en lo que resta de otoño. Así lo advierte Matías Llorente, secretario provincial de Ugal-UPA, que no oculta su pesimismo después de que León haya cerrado el peor año hidrológico de su historia, registrando los niveles de lluvia más baja de la Comunidad.

Una decisión que, según advierte, se tomaría antes del mes de diciembre. “Sería triste tener que sembrar en regadío cultivos de secano pero si en diciembre las cosas siguen así no quedaría otra alternativa para el campo leonés”.

Porque la realidad hoy por hoy, continúa, es que la disponibilidad de agua embalsada para la agricultura es “cero” y se requiere de un otoño especialmente lluvioso para revertir una situación que, en la campaña actual, ha dejado pérdidas que rondaN el 50% en las zonas de regadío.

Actualidad en el campo

Tras dar por finalizada la campaña de riego, el campo leonés ha dado por finalizada la cosecha de alubias y prevé culminar la próxima semana la de girasol.

En cuanto a la remolacha, está previsto que la recogida inicia el día 25 de octubre aunque inicialmente se podrán arrancar 3.300 hectáreas, quedando en el aire las 2.900 que no se regaron y cuya cosecha está prevista para marzo, siempre y cuando, según advierten, llueva en los próximos meses.

Asimismo, en la actualidad se está iniciando la cosecha del maíz tras no culminar el ciclo completo, lo que se traducirá en 5.500 kilos de media por hectárea frente a las 12.000 que se venían produciendo en un año normal.

Una complicada radiografía que, si bien, podría empeorar en caso de que las lluvias no hagan presencia en la provincia de León.

Fotos