Leonoticias

El vacuno de leche mejora por el abaratamiento de los forrajes y el tímido repunte de precios, pero el ovino sigue hundido

  • Asaja advierte de que «no hay que lanzar las campanas al vuelo» en vacuno; UCCL reclama contratos para lograr estabilidad y la La Alianza advierte de la «grave situación» en ovino

Los precios de la leche de vaca han iniciado una senda de tímida recuperación y acumulan dos meses de crecimiento, agosto y septiembre. Las organizaciones profesionales agrarias de la Comunidad, reconocen, en declaraciones a Ical, que el sector de vacuno de leche está mejor que hace un año, pero inciden en que la situación es reflejo del abaratamiento de las materias primas más que del pequeño alza de los precios provocada por la retirada con ayudas de la UE.

Por el contrario, destacan que en ovino, aunque en los últimos meses el precio repuntó levemente (desde 0,718 euros en mayo hasta 0,747 en agosto, último mes disponible), desde enero acumula una caída próxima al 20 por ciento, según los datos de Fondo Español de Garantía Agrarias (Fega). Al respecto, las opas destacan que el sector de vacuno de leche arrastró en su caída al del ovino, que sigue hundido, y cuya recuperación “será más complicada” por su estructura. En este sentido, reclaman medidas que permitan su rentabilidad.

La situación de mejoría para el vacuo de leche se produce tras solicitar 232 ganaderos de Castilla y León las ayudas del Fega para reducir parte de su producción en 5.674 toneladas. Los datos que facilita el organismo pagador, reflejan que el precio medio del litro de leche en agosto fue en la Comunidad de 0,291 euros; y en el noveno mes del año, de 0,296, frente al suelo de 0,288 de julio, el registro más bajo desde que el 1 de abril del año pasado desaparecieron las cuotas lácteas.

Este ligero repunte no oculta, sin embargo, que el precio que perciben los ganaderos de vacuno de la Comunidad está aún lejos del pico de 0,317 de diciembre de 2015, cuando inició su profundo declive, y de los 0,33 euros que marcan el nivel crítico de rentabilidad.

El abandono de profesionales del sector no se detuvo, y entre enero y septiembre abandonaron sus entregas 76 ganaderos de Castilla y León, hasta 1.273. Los profesionales que siguen en activo, siempre según las mismas fuentes, produjeron 656.837.201 kilogramos, que representan el 12,6 por ciento del total nacional, sólo por detrás del 37,8 por ciento que acumularon los gallegos. El informe precisa que el 77,6 por ciento de la producción, se entregó a compradores de la propia autonomías, frente al 22,4 por ciento, que salió a otros territorios.

El sector del ovino registró unos precios medios en agosto de 0,747 euros, frente a los 0,927 del mes de enero de 2016. El número de ganaderos con entregas fluctuó a lo largo del año, desde un mínimo de 2.481 en agosto, hasta un máximo en mayo de 2.574.

Las industrias demandan

El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, manifestó a Ical, que “es cierto que el precio de la leche de vacuno va mejorando poco a poco, pero no hay que lanzar las campanas al vuelo”. En este sentido, constató dos circunstancias “positivas” para el sector, hay demanda por parte de las industrias y los precios suben un poco; a lo que se suma que han bajado los costes de producción respecto al año pasado en cereales y forrajes. “El sector hoy sin llegar a estar bien, si está mejor y ve un poco de luz”, dijo.

Con todo, destacó que las medidas de retirada tal y como se implementaron “no han sido eficaces” e insistió en que deberían haber sido dirigidas hacia aquellos profesionales que peor lo estaban pasando y los de mayor edad, como un cese de actividad y jubilación.

Por lo que respecta al ovino, destacó que su situación no es halagüeña, y esperan que igual que el vacuno de leche lo arrastró hacia la situación de crisis que atraviesa en la actualidad, que en el inicio de su recuperación “igual que tiró de él para abajo, lo haga ahora hacia arriba”.

Cubas de leche fuera de contrato

Para el coordinador regional de la Unión de Campesinos de Castilla y León, Jesús Manuel González Palacín, el vacuno está repuntando “un poco”, pero por las cubas de leche (spot) que se comercializan fuera de contrato. Al respecto, afirmó que las industrias “serias”, con contratos estables, mantienen “más o menos” los mismos valores, entre 28 y 30 céntimos el litro.

Asimismo, reconoció que el abaratamiento de los forrajes y del cereal “ayuda mucho” a la mejora de la situación, y comentó que si no hubiese asido así, “habría desaparecido la mitad de la ganadería”. Con todo, indicó que desde UCCL siguen apostando por llegar a acuerdos con la industria y la distribución, con contratos de dos o tres años que garanticen la estabilidad.

En cuanto al ovino, constató que su situación es un “desastre absoluto”, porque “ha aumentado bastante la producción” tras dos años buenos de precios. “Ahora se ha disparado, sobra leche y se han hundido los precios”. En este contexto, abogó por intentar llegar a un acuerdo con las cooperativas, para “pactar una reducción con un compromiso de un precio que garantice rentabilidad”.

El portavoz de la Alianza UPA-COAG Aurelio González coincidió en que ha subido el precio en aquellas cisternas no reguladas y aseguró que en las contratadas “los precios siguen bajos”. El dirigente agrario auguró que los precios de vacuno pueden seguir subiendo en el mercado ante la escasez de leche y los ganadero están mejor que hace un año por el abaratamiento de los insumos, aunque pero “el ovino está en la ruina”.

En este sentido, constató que en vacuno las subidas y bajadas son más frecuentes y se puede recuperar más fácil a través del abandono, pero la situación “es muy grave en ovino porque es más amplio y es más difícil de controlar”. “Sería deseable que se estabilice el sector”.