Leonoticias

UPA-COAG cifra en 844 millones las pérdidas de agricultores y ganaderos de la Comunidad por los bajos precios

UPA-COAG cifra en 844 millones las pérdidas de agricultores y ganaderos de la Comunidad por los bajos precios

  • Exige precios justos ante la caída continua de empleo y explotaciones agrarias que tienen que cerrar ante la inviabilidad económica que impide continuar en el sector

El Consejo Regional de UPA-Coag se concentró hoy en Valladolid para exigir precios justos, ya que la constante disminución de la cantidad de dinero que se percibe en la venta de los principales productos agrarios y ganaderos desde hace varios ejercicios se ha acentuado en los últimos doce meses. En concreto, se cifró en 844 millones de euros las pérdidas que han sufrido los agricultores y ganaderos en esta campaña respecto a otros años de referencia, donde lo percibido permitían cubrir los costes de producción.

«Todo ello está está originando una pérdida continua de empleo y explotaciones agrarias que tienen que cerrar ante la inviabilidad económica que impide continuar en el sector», explicó la organización agraria. Las estimaciones realizadas se centran en los sectores productivos que más gravemente están sufriendo esta crisis como por ejemplo cereales, vacuno, ovino y caprino de leche, porcino, conejos y miel.

Esta constante caída de precios, según la Alianza UPA-COAG, está llevando a una continua pérdida de empleos y explotaciones en los principales sectores productivos agrícolas ym ganaderos de la Comunidad, «hasta el punto de que desde el año 2008 a la actualidad han tenido que abandonar 8.628 Agricultores y Ganaderos a Título Principal (ATP)», sostuvo.

Por ello, denunció en la concentración de hoy que esta situación crítica se ha llegado, entre otros motivos, por el desmantelamiento de los instrumentos de regulación de los mercados y de la preferencia comunitaria; la eliminación de los sistemas de cuotas de producción; el abuso de la posición de dominio de la gran distribución; el incremento especulativo de los costes de los insumos, con especial incidencia en la energía; los fertilizantes y las semillas,; y el incremento de los costes de producción derivados del aumento de los compromisos de condicionalidad y medioambientales.