Leonoticias

Las dos caras del campo: «excepcional» campaña de la alubia y el girasol frente a importantes pérdidas en el maíz y la remolacha

Cultivo de alubia.
Cultivo de alubia.
  • La cosecha de la alubia alcanza las 8.000 toneladas tras el cultivo de 2.000 hectáreas más de lo previsto y la de girasol las 14.000 toneladas | Los próximos días arrancará la campaña de la patata con una previsión de unas 72.000 toneladas

Como todo en la vida, el campo también tiene dos caras. Las fuertes lluvias que ‘ahogaron’ el campo leonés durante los meses de abril y mayo obligaron a retrasar la siembra de la remolacha y maíz, echando por tierra buen parte de la cosecha, con unas pérdidas que rondan el 30%.

  • Las dos caras del campo

Situación que obligó a los agricultores leoneses a sustituir estos cultivos por los de la alubia y el girasol que, por contra, arrojan una de las mejores cosechas de los últimos años, calificada ya como una campaña “excepcional”, según señalan desde la cooperativa Ugal-UPA.

En concreto, la cosecha de la alubia ha superado las 3.600 hectáreas, lo que representa un crecimiento superior a 2.000 más respecto al año anterior, alcanzando las 8.000 toneladas. Una “elevada” cosecha fruto además de las altas temperatura de los últimos meses. En la actualidad, ya se han arrancado las matas de alubia que, tras un proceso de secado en maraños, se trillarán en las próximas semanas.

Por lo que corresponde al cultivo del girasol, en secano se han sembrado 2.800 hectáreas que ya están todas recogidas mientras que en regadío, donde actualmente se está trabajando, la superficie ha alcanzado las 5.600 hectáreas, lo que representa un aumento de casi 2.000 hectáreas y una cosecha de 14.000 toneladas.

Buena cosecha también la de la patata, que ha empezado a arrancarse en los próximos días, con una superficie sembrada de 1.600 hectáreas, con una media de entre 40 y 50 toneladas, destinada en su totalidad para el almacenaje de cara al invierno y su venta para la fabricación de snacks a una empresa leonesa.

Por contrario, la cara negativa se encuentra en el cultivo de maíz, que ha descendido en 8.200 hectáreas, es decir, un 12% menos que el año anterior, así como el de la remolacha, que apenas ha alcanzado las 4.600 hectáreas sembradas frente a las 7.000 que preveía el sector.

Cultivo de girasol en la provinicia de León.

Cultivo de girasol en la provinicia de León.

Asimismo, actualmente existe un problema serio en el secano dado que la falta de lluvias está impidiendo llevar a cabo las labores preparativas para el inicio de la siembra de la colza, lo que se podría traducir en importantes pérdidas al igual que en la montaña, donde la sequía ‘ensombrece’ los pastizales.

Son las dos caras del campo, uno de los principales motores de la economía leonesa.