Leonoticias

Junta, industria y agricultores cierran filas en torno al lúpulo leonés para abrir un nicho en el mercado internacional

vídeo

Milagros Marcos visita la fábrica de Hopsteiner en Villanueva de Carrizo.

  • Milagros Marcos tiende el apoyo de la Junta para la modernización del proceso de producción y la investigación de nuevas variedades de lúpulo leonés «para que sea utilizado en el mercado cervecero mundial»

Con la mira puesta en el extranjero, el sector del lúpulo, oro verde leonés, se reconvierte. Desde el punto de vista estructural, a través de la modernización del proceso de producción; desde el punto de vista económico con la producción de nuevas variedades para crear nuevos productos que permitan al sector ocupar un espacio en el mercado internacional.

  • El oro verde leonés, a por la conquista del mundo

Un ambicioso objetivo que ha llevado a agricultores, industrial y administración a cerrar filas en torno al sector. Así se ha materializado este martes durante la visita de la consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, a la planta de Hopsteiner en Villanueva de Carrizo.

Un encuentro de trabajo en el que Marcos ha destacado que el sector del lúpulo leonés, que cuenta con las variedades nugget y culumbus, representa el 99% de la producción a nivel nacional, siendo el 1% el espacio que España ocupa en el consumo mundial del lúpulo.

Por ello considero clave este ambicioso proyecto que permitirá exportar el potencial del sector del lúpulo leonés “Tenemos margen, las mimbres necesarias desde el punto de vista agrícola e industrial y la voluntad de apoyar para incrementar el espacio y el negocio”.

Un acuerdo a tres bandas que dotará de estabilidad y sostenibilidad a los agricultores y que, en paralelo, permitirá que las empresas garanticen el futuro de volumen, precio y variedades. En este sentido, Marcos remarcó el compromiso de la Junta de Castilla y León con este proyecto a través de medidas de apoyo para la modernización y la investigación de nuevas variedades “que le den a León un lúpulo que sea atractivo para las cerveceras mundiales”.

Precisamente, Isidoro Alonso, presidente de Lúpulos León, incidió en la importancia del apoyo de las administraciones para que los agricultores afronten este “importante cambio” en un sector “que venía de un momento crítico que tendía a desaparecer y que ahora se encuentra en una situación favorable para crecer y progresar en los próximos años”.

“Tenemos que crecer y cambiar las variedades para salir al mercado mundial y en eso necesitamos la ayuda de la administración. Hay que recordar que va a ser un gran esfuerzo por parte de los agricultores dado que en el cultivo del lúpulo son tres años los que hay que esperar para empezar a producir”, señaló Alonso, que incidió en que el importante degaste económico “hay que superarlo conjuntamente”.

Por su parte, José Antonio Magadán, director general de Hospteiner, recordó la necesidad de que el sector pueda encontrar nuevas vías para situarse en los mercados internacionales, vías modernización, cambios estructurales y medios de producción que permitan poder seguir adelante.

“Sabemos que el lúpulo necesita una serie de años para obtener una producción y los cultivadores que están involucrados en los ensayos son conscientes de la importante inversión que ello representa”, señaló Magadán, que agradeció la incorporación de la Junta a este proyecto.

10 nuevas variedades

Un proyecto en clave de futuro que en la actualidad se encuentra experimentando con diez variedades a la espera de poder abrir una puerta en el mercado internacional. “Ha venido un verano con mucho calor y se prevé un invierno con fuertes heladas por lo que podemos estar ante una producción importante”.

El sector cuenta con 540 hectáreas cultivas repartidas en 218 explotaciones con una producción anual de un millón de kilos, generando 10.000 litros por kilo de lúpulo. El reto es que el oro verde leonés sea también la base en la producción cervecera mundial. Un reto sin barreras que, a priori, podría suponer incluso cuadruplicar la producción y el empleo aunque las posibilidades “son muy amplias”.