Leonoticias

UCCL cree que el fin de las cuotas de azúcar agudizará la crisis del sector ante «una reforma negativa para España»

  • La organización agraria señala que las revisiones de la OCM han provocado la expulsión de unos 15.000 agricultores de los cerca 20.000 que había en el sector hace una década

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) señaló este domingo que el fin de las cuotas de producción de azúcar, que abordarán el próximo lunes, 10 de octubre, los ministros de Agricultura de la UE, agudizará la crisis del sector remolachero ante “una reforma negativa para España”. En su opinión, la alta concentración con el sector industrial que ha quedado, sin hacer un control productivo, “genera riesgo e desequilibrios en la cadena que abocan a pérdidas de renta y, de nuevo, a la desaparición del cultivo en zonas tradicionales”.

En ese sentido, explicó que el mecanismo de cuotas a la producción es un instrumento de estabilización de los mercados de la UE “y aporta cierta seguridad tanto a los productores de remolacha y al conjunto del sector del azúcar, pero su abolición fue aprobada en la pasada reforma de la PAC para septiembre del próximo año”.

UCCL teme que en este sector se repitan, tras desaparecer las cuotas, los mismos problemas que en el lácteo y que, su supresión, “sea el remate” de una reforma de la Organización Común del Mecado (OCM) del Azúcar “que ha tenido nefastos efectos para España”. Según sus datos, se ha traducido en la expulsión de unos 15.000 agricultores españoles de los alrededor de 20.000 que había en el sector hace una década, así como la disminución de la superficie de cultivo, que se ha quedado en 40.000 de las más de 100.000 que se sembraban.

Además recordó que ha implicado la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de empresas en la industria azucarera, “lo que ha dejado al sector en manos de un reducido número de firmas multinacionales que lo controlan”. Así, UCCL recordó que ya puso de manifiesto hace unos meses su preocupación por este mismo asunto y “sobre la ausencia de mecanismos previstos en la PAC para que una transición a un mercado sin cuotas se produzca sin graves traumas económicos para los remolacheros”.

Palabras de la ministra

Por ello, la Unión de Campesinos dijo que “no se siente en absoluto tranquilizada” por las palabras de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina,acerca de que la profesionalidad y los rendimientos de este cultivo dan futuro al sector, pronunciadas en Valladolid en mayo pasado. “Somos muy profesionales y hemos invertido mucho en mejorar rendimientos”, manifestó Juan Antonio Rodríguez, responsable sectorial de UCCL, pero añadió: “Pagamos la electricidad más cara de Europa y el coste de nuestro regadío es mucho más alto que en otros países productores, lo que nos sitúa en desventaja con ellos”.

En esta línea, la organización agraria apuntó que la propia Comisión ha reconocido que “en un escenario sin cuotas los precios del azúcar estarían más bajos que en la actualidad en la UE, inferiores hoy ya a los del mercado internacional, e inevitablemente, acabaría tensionando a la baja los precios de la remolacha”.

Rodríguez recordó que desde el Ministerio también se realizaron declaraciones sobre el sector lácteo diciendo que el fin de las cuotas era una oportunidad para los ganaderos y al final no fue así. Por ello, la organización agraria pidió a la ministra que se una a las reflexiones y a la petición de Polonia, que en su nota a la Presidencia, “expone que para evitar dificultades similares a las del sector lácteo, que suponen perjuicios a los ganaderos y costes a los presupuestos comunitarios, el sistema de cuotas de producción de azúcar debería mantenerse”.