Leonoticias

Asaja critica los retrasos en las ayudas de la Junta dos años después de haber sido suscritos por los agricultores

  • La asociación reclama que se aplique la subvención directamente al contratar la póliza

Asaja Castilla y León critica que el pago de la ayuda de la Junta al seguro agropecuario se esté retrasando «hasta dos años después de haber suscrito y abonado la póliza el agricultor». Asaja reclama a la Consejería de Agricultura y Ganadería que pague «en tiempo y forma y sin burocracia innecesaria las ayudas a seguros agropecuarios, así como que se amplíe la cobertura de la administración a líneas hasta ahora desprovistas de apoyo, como son los seguros de vida para el ganado».

«Desde hace unos años las subvenciones otorgadas por la Administración Autonómica a las pólizas de seguros agrarios se deben solicitar, por parte de los agricultores y ganaderos, de forma separada al momento de contratación de la póliza. En el caso de las subvenciones destinadas a la contratación de seguros para producciones agrícolas, el plazo para presentar las solicitudes terminó en enero», señalan.

Del mismo modo, el plazo para solicitar las subvenciones destinadas a la contratación de seguros de retirada y destrucción de animales muertos en las explotaciones ganaderas concluyó en mayo. Desde Asaja consideran que el grado de complejidad de la tramitación de ambas subvenciones es «mínimo, y que por tanto deberían haber sido ya pagadas» a los agricultores y ganaderos de la región. Además, estas subvenciones afectan a pólizas contratadas el año anterior por lo que se da el caso de que «los agricultores de la región están esperando a que se les abone la subvención correspondiente a las pólizas que ellos pagaron en el otoño de 2014».

Asaja subraya que el apoyo de la administración al sistema de seguros agropecuario «es vital, y es fundamental que se recupere el sistema anterior de aplicación de estas subvenciones, donde la mera contratación de la póliza era considerada simultáneamente como solicitud de la subvención». «De este modo, que se continúa aplicando en otras comunidades autónomas, se reduciría la burocracia a la mínima expresión y además se incentivaría la contratación, ya que el contratante paga un precio de partida más reducido y no tiene la duda de si se convocarán subvenciones posteriormente ni recibirá la ayuda dos años después», explican.

Además, Asaja incide en que «aún existen líneas no cubiertas» en las subvenciones regionales, fundamentalmente los seguros de vida para el ganado, «que cuentan con un apoyo de cero euros, algo que a todas luces se debe corregir en próximas convocatorias, máxime con la crisis de precios que golpea al sector constantemente».