Leonoticias

Las temperaturas cálidas del invierno y las fuertes lluvias de abril reducen a la mitad la cosecha de miel, hasta los 2,1 millones de kilo

La producción de miel se desploma un 50%.
La producción de miel se desploma un 50%. Peio García
  • Los apicultores reclaman la constitución de una agrupación de defensa sanitaria para evitar las pérdidas por la gran mortalidad de las colmenas

Los primeros datos de recolección de miel en la provincia de León en la campaña 2016, hechos públicos este sábado durante la fiesta anual de la Asociación Leonesa de Apicultores (ALA), indican una merma de más del 50 por ciento respecto a la cosecha del año pasado. Las previsiones de ALA sitúan la cosecha de este año alrededor de los 2,1 millones de kilogramos de miel recolectados en toda la provincia en la presente campaña, según avanzó el presidente de ALA, Javier Morán.

Entre las causas del descenso, Morán citó “la gran mortalidad de colmenas durante los meses de febrero y marzo, con bajas de hasta el 30 por ciento en la provincia”, unas muertes causadas por un invierno poco frío que provocó que “las colmenas no hibernaron, consumieron de más y murieron de hambre”. Otro de los factores climatológicos que está detrás de la merma en la producción, según el presidente de ALA, fueron las intensas lluvias de abril y mayo que impidieron trabajar a las abejas y el extremo calor de julio y agosto que secó las flores y las dejó sin néctar.

Asociación de defensa sanitaria

Para prevenir que estos episodios vuelvan a repetirse en el futuro, Morán insistió en la “necesidad de unión” entre los apicultores de la provincia para conseguir la constitución de una agrupación de defensa sanitaria (ADS). El presidente de ALA recordó que “no existe ninguna ADS apícola en toda la comunidad” y que ALA intentó constituirla hace un año, pero le hacían falta cerca de 3.000 colmenas más para llegar a las 30.000 que exige la Junta. “Al ritmo que vamos, como máximo en dos años, tendríamos esas 30.000 colmenas”, auguró Morán, que insistirá en pedir a la administración autonómica que haga “una excepción provisional”.

Entre las ventajas que aporta operar bajo una asociación de defensa sanitaria, Morán destaco el “control por parte de un veterinario único para todos los apicultores de la provincia en temas sanitarios”, como el tratamiento contra enfermedades o el control sanitario de las colmenas y del estado en que se encuentran. “Un técnico veterinario haría un plan sanitario anual que todos los apicultores de la provincia estaríamos obligados a cumplir”, resumió Morán, que admitió que “hasta ahora cada uno pone los tratamientos cuando le parece y trata con lo que le da la gana”.

En este sentido, la constitución de la asociación serviría para “unificar criterios” y contribuiría a “evitar pérdidas por la mortalidad de las colmenas”, además de otras ventajas como la mayor rentabilidad que obtendrían los apicultores en el momento de comprar los tratamientos, ya que todos comprarían el mismo, lo que reduciría su precio. Morán recordó que la constitución de la ADS provincial es un compromiso de su mandato, desde su elección como presidente de ALA el pasado mes de febrero.

La amenaza de la Vespa Velutina

Otro de los grandes retos que acecha al sector es la amenaza de la llegada a la provincia de la Vespa Velutina, conocida como avispa asiática. Se trata de una especie invasora que ya se ha instalado en Galicia, donde “avanza a pasos agigantados”. “La situación es preocupante, sobre todo en el Bierzo, que es la zona que linda con Galicia”, aseguró Morán, que recordó que la Junta elaboró un protocolo de actuación contra esta especie a petición de las asociaciones de apicultores de Castilla y León y distribuyó un total de 25 trampas en la comarca berciana para detectar a la avispa.

“A fecha de hoy, no hay constancia de ningún nido, pero va a llegar. Si no es este año, será el que viene, y sino el siguiente”, advirtió Morán, que apostó por “seguir avanzando en temas de investigación y desarrollo para saber qué enfermedades la pueden atacar”. “Por ahora sólo nos queda la posibilidad de detectar los nidos y eliminarlos físicamente, pero no creemos que ése sea un buen método de lucha”, aseguró el presidente de ALA, que recordó que “en Galicia retiran 20 o 30 nidos a la semana y no han conseguido frenarla”.

La marca de calidad

La necesidad de poner en valor la producción de miel en la provincia a través de una marca de calidad fue otro de los puntos que centró la jornada de los apicultores leoneses. El presidente de ALA recordó que la creación de este marchamo fue un objetivo de la asociación hace seis años, objetivo que tuvo que abandonar por falta de presupuesto.

“Es un proceso largo, de hasta tres años, y es un proceso caro, porque intervienen tasas de la Junta demasiado elevadas”, criticó Morán. “Hace seis años teníamos falta de profesionales en la provincia, pero ahora estamos dispuestos a retomar el tema, a insistir, y tenemos un grupo de gente dispuesta a colaborar”, adelantó el presidente de los apicultores leoneses, que recordó que en la provincia existen más de 70 profesionales que se dedican exclusivamente a la actividad apícola.

“Un marchamo de calidad diferenciaría la miel de León del resto de mieles y eso permitiría obtener un valor añadido en el precio”, valoró Morán, que recordó que la miel de la provincia es “muy demandada en Alemania, el mayor comprador de miel en Europa”.

Los actos de la fiesta anual de ALA arrancaron con la celebración de una conferencia sobre la calidad de los productos apícolas, a cargo de José Orantes, director técnico de los laboratorios Apinevada de Granada. Los responsables de la asociación también hicieron entrega de la insignia de plata de ALA al jefe del servicio territorial de Agricultura de la Junta en León, Fidentino Reyero, al técnico especialista de la Junta Eugenio Miranda y al expresidente y exsecretario de ALA, Domingo Díez y Ángel Juárez, respectivamente.