Un nido para el trabajo en comunidad

Un desayuno para compartir experiencias sobre el emprendimiento impulsa la apertura del primer espacio de 'coworking' en la comarca del Bierzo

Un nido para el trabajo en comunidad
César Sánchez
D. ALVAREZ Ponferrada

Los costes fijos asociados al alquiler de un local son una de las principales dificultades a las que se enfrenta un emprendedor a la hora de poner en marcha su proyecto. Con el objetivo de combatir esta realidad nacieron los espacios de 'coworking', lugares en los que profesionales de distintos campos y sectores trabajan codo con codo con la idea de abaratar costes. Esa idea de espacio de trabajo compartido desembarca en la comarca del Bierzo con Nido, que acaba de abrir sus puertas en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada. El espacio acogerá este lunes la actividad 'Experimina', un desayuno organizado por la consultora de desarrollo profesional Carmen Prada, cuyo objetivo es dar a conocer los beneficios y facilidades que puede aportar un espacio de este tipo a un pequeño grupo de personas que están dando sus primeros pasos en el mundo del emprendimiento.

Nido nace de la mano de María Fernández, una vallisoletana criada en Ponferrada que, tras completar sus estudios como arquitecta de interiores, regresó a la capital berciana en busca de una oficina con la intención de continuar con sus proyectos relacionados con el interiorismo, el diseño e incluso la creación de ropa, campos de los que se confiesa “apasionada”. “Estoy en constante movimiento mental”, resume.

“Realizaba mis proyectos en casa, pero llegó un momento en que necesité separar mi vida familiar de la laboral”, recuerda Fernández, que se lanzó “a la caza y captura de una oficina o local que pudiera pagar y que estuviera bien situado”. Tras hacer una prospección en el mercado, llegó a una conclusión: “es casi inviable para una persona sola pagar todos los meses 700 euros de alquiler, luz, agua, internet y servicios, porque además hay que sacar un sueldo”.

Los exigentes requisitos -“era fundamental que tuviera buen acceso y fuera un sitio amplio”- dirigieron a la gerente del nuevo espacio hacia la plaza del Ayuntamiento como lugar “ideal”. “Pensé que debía haber más gente en la misma situación que yo, que tenía que reunirse con sus clientes en casas particulares, bares o salas de hotel. Yo había colaborado en diferentes espacios de 'coworking' en otros sitios y me pareció una experiencia muy interesante porque se crean unas sinergias increíbles. Así que pensé en montar un 'coworking' para dar una oportunidad a los demás”, explica.

Respecto al nombre, Fernández optó por Nido ya que “evoca algo muy familiar”. En esa línea, la intención de la gerente al poner en marcha el espacio ha sido la de crear “un ambiente de estar en casa, pero trabajando fuera de ella”. Para ello, las instalaciones disponen de lugares de uso común, como una pequeña cocina y un salón que sirve de zona de descanso y de área de reunión. “Este es mi despacho, mi espacio de trabajo, pero como mi mesa es muy grande, cedo cachitos para que la gente también pueda desarrollar su trabajo”, resume.

Ventajas e inconvenientes

En cuanto a los pros y contras de una oficina común, Fernández recuerda que la principal ventaja de este espacio es que “cuando te vas de aquí, te olvidas de pagar facturas”. Nido dispone de horarios y tarifas flexibles para adaptarse a las necesidades de los profesionales que trabajan allí, ya que el espacio “no se concibe como un negocio sino como una forma de estar en una comunidad de trabajo”, afirma la gerente.

Al respecto, otra de las ventajas de la comunidad que se crea es “la oportunidad de trabajar con gente diferente”, lo que abre la puerta a “compartir clientes, experiencias y trabajos”. “Un cliente puede necesitar que yo le diseñe el interior de una tienda. Pero es que hay otra chica que sabe de diseño gráfico que le puede diseñar la web. Te vas de aquí con todo puesto”, explica Fernández.

Por el contrario, uno de los límites de un espacio de trabajo compartido se encuentra en la dificultad de adaptarse a las necesidades de los negocios que tratan temas delicados y en los que la privacidad y confidencialidad hacen incompatible la actividad profesional con un espacio abierto, como es el caso de abogados, consultores o contables. “Depende de la actividad que vayas a ejercer”, explica Fernández, que destaca que el espacio cumple las expectativas de profesiones vinculadas a las nuevas tecnologías, al diseño, a la arquitectura y a otro tipo de profesionales 'freelance'.

'Experimina'

La primera actividad con la que Nido pretende tomar impulso y darse a conocer entre los profesionales de la ciudad y del resto de la comarca tendrá lugar este lunes, bajo el sugerente título de 'Experimina'. Se trata de un desayuno concebido en forma de “vitamina de emprendimiento”, en la que diez personas que hayan iniciado recientemente su negocio o que estén a punto de hacerlo tendrán la oportunidad de “tratar temas relacionados con el emprendimiento, para aportar ideas y soluciones que nos ayuden a encontrar la manera de superar las barreras”, explica la organizadora de la actividad, Carmen Prada.

“Queremos reunir a estas personas para que puedan contar sus experiencias y compartir vivencias, dialogar con personas que están pasando por una situación similar o otros que ya han dado ese salto y no les ha ido mal”, avanza la consultora, que recuerda que el objetivo de la actividad es “ayudar a que esas personas crezcan personal y profesionalmente”.

En ese sentido, la actividad arrancará con una breve exposición a cargo de Prada, cuya actividad profesional está fuertemente vinculada al fomento del emprendimiento. A continuación, los participantes tendrán ocasión de interactuar y de plantear a los demás asistentes las dificultades a las que se enfrentan los proyecto en los que están pensando o que ya tienen en marcha. “Esas experiencias nos permiten enriquecernos conjuntamente en nuestros negocios”, recuerda Prada.

Al respecto, la consultora profesional recalcó que la intención del evento es colaborar en “abrir caminos” para el desarrollo de los distintos negocios sin llegar a convertirlo en una especie de obligación. “No quiero que se vea el emprendimiento como la única opción, sino como una opción más”, resume. La actividad, con asistencia gratuita previa inscripción, tendrá lugar en la sede de Nido, en el número 10 de la plaza del Ayuntamiento, de 9.30 a 10.30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos