Casi la mitad de las personas atendidas por Beda en la comarca son bebedores compulsivos

Beda atendió a cerca de un centenar de personas en 2017./
Beda atendió a cerca de un centenar de personas en 2017.

En el último año la asociación prestó servicio a un centenar de personas y cerca del 60% iniciaron el tratamiento para abandonar su dependencia del alcohol

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

Cerca de la mitad de los consumidores de alcohol en la comarca lo hacen de forma compulsiva. Son datos arrojados por la memoria de 2017 de la Asociación Bergidum Exdependientes Asociados (Beda). En concreto, a lo largo del último ejercicio el porcentaje se disparó hasta el 45% frente al 18% de las personas atendidas apenas tres años antes e iguala al patrón de consumo diario, según destacan. En cuanto al consumo de otras drogas, un alto porcentaje (71%) es fumador y el 22% consumía en el momento de la evaluación otras drogas (cocaína y cannabis) y un 31% era exconsumidor de las mismas.

En el último año la asociación atendió a cerca de un centenar de personas y cerca del 60% iniciaron el tratamiento para abandonar su dependencia del alcohol. No obstante, a lo largo de 2017 Beda prestó atención a 350 personas, entre pacientes y familiares, en las distintas fases del programa. El 66,10 % fueron hombres y el 33,90 % mujeres, un dato similar al del año 2016 (70,15 % hombres y 29,85% mujeres). La edad varía entre 27 y 76 años, siendo la edad media de 45,68. La edad de comienzo tiene una media de 14,18 en hombres y 16,70 en mujeres. La media de edad de primeros problemas es de 27,97 en hombres y 32,11 en mujeres.

Por lo que respecta al estado civil, predominan las personas solteras (43%), seguidas de las casadas (31%). La situación laboral incluye un 46% de personas activas, un 33% de parados y un 18% de pensionistas y jubilados. En cuanto al nivel de estudios, el 45% de las personas tiene finalizada la educación secundaria obligatoria, un 28% ha cursado bachillerato o formación profesional y un 7% tiene estudios universitarios.

En lo referente al tratamiento, la mayoría acude por consejo familiar (34%), iniciativa propia (34%), derivación de servicios sanitarios (14%) y el 12% a través de servicios sociales y vía judicial. El 76% cuenta con apoyo familiar durante el tratamiento. En relación a la circunstancia de haber realizado un programa anterior, señalar que el 52 % ya había llevado a cabo algún tipo de tratamiento, por la misma o diferente droga.

«Romper el estigma»

Desde la organización inciden en la importancia de «romper con el estigma que asocia la problemática con el alcohol con una situación marginal», dado que «como se puede observar, el perfil de paciente de BEDA es el de una persona totalmente integrada en la sociedad», apuntan desde la asociación. El colectivo recuerda que «una de las principales barreras a la hora de acudir a tratamiento es la vergüenza o el estigma que conlleva cualquier tipo de circunstancia asociada al alcohol» lo que revierte en que «la solicitud de ayuda se produzca en ocasiones años después de la aparición del problema».

Contenido Patrocinado

Fotos