El jurado ve culpable de homicidio doloso al hombre que mató a su sobrino por unas castañas en el Bierzo

El acusado en el momento de la lectura del veredicto. / Noelia Brandón

El fallo reduce la petición del Ministerio Fiscal y la acusación particular que solicitaban delito de asesinato para el acusado de 20 a 10 años; mientras que la defensa pide cinco años de prisión

RUBÉN FARIÑASLeón

Pasadas las 21:00 horas de este miércoles, las puertas de la Audiencia Provincial de León abrieron sus puertas para la lectura del veredicto del juicio por el crimen de las castañas del Bierzo.

En el mismo, se juzgaba la categoría del crimen del autor confeso de un disparo que acabó con la vida de su sobrino el pasado octubre de 2015 en la localidad berciana de San Juan de Palazuelos. En ese momento, el tío se encontraba robando castañas de un árbol familiar cuando fue descubierto por su familiar.

La decepción se instaló en la acusación particular cuando los miembros del jurado popular declararon culpable de homicidio doloso al autor del disparo.

El propio letrado declaraba, minutos después, que mantenía la «existencia del asesinato» y lamentaban el veredicto, aunque asegurando que «mantendremos la vía legal» para presentar alegaciones al fallo.

Tres atenuantes

El objeto del veredicto no vio probado que el delito del acusado fuera un asesinato ya que consideran que el homicida no atacó con la intención de hacerlo de forma sorpresiva y sí por pensar y creer que la víctima portaba un arma.

Por ello, la abogada de la defensa salía de la sala con cierta emoción al escuchar el resultado del veredicto. «La defensa tenía la esperanza de obtener este resultado, pero las expectativas han sido superiores a lo que esperábamos».

Además, el jurado popular ha apoyado las teorías de tres atenuantes en cuanto a la confesión del condenado, por unanimidad; y por mayoría que se encontraba en estado de embriaguez y que lo hizo como defensa ante el miedo a una agresión de su sobrino.

Con todo ello, las penas que se solicitan para el culpable son de diez años, por parte del Ministerio Fiscal y la acusación, y de cinco años por su propia defensa. Además, se reclama una indemnización de 6.000 euros para cada hermano de la víctima y otros 20.000 para la madre.

Fotos