Hallan evidencias de minería de oro de la época romana en el paraje berciano del Morredero

Vista de la mina de Morredero. /
Vista de la mina de Morredero.

El descubrimiento se presentará este viernes durante el Congreso Internacional sobre Patrimonio Geológico y Minero que se celebra en la localidad manchega de Almadén

LEONOTICIAS

El proceso de prospección sistemática de minas de oro romanas realizada en las zonas de la Cabrera, el Bierzo Oriental y la Maragatería, en la provincia de León, localizó evidencias de minería hidráulica romana en el paraje del Morredero, en las inmediaciones de la estación de esquí del mismo nombre. Según los responsables del descubrimiento, los trabajos mineros romanos comienzan en las mismas construcciones de la estación de esquí, situada a 1.800 metros de altitud, y son atravesados por la carretera que une Ponferrada con la localidad de Corporales.

El hallazgo, que se presentará este viernes en el Congreso Internacional sobre Patrimonio Geológico y Minero que se celebra desde este jueves en las minas manchegas de Almadén, forma parte del trabajo de investigación realizado por el ingeniero de minas Roberto Matías, con objeto de actualizar los datos de las cartas arqueológicas de los municipios de este área, dentro del proyecto de Actualización del inventario de minas de oro romanas en los montes de León que se ha desarrollado a lo largo de los años 2016 y 2017, finalizando en octubre de este año.

Esta actuación, promovida por la Dirección General de Patrimonio de la Junta, la lleva a cabo la Fundación Gómez-Pardo de la Escuela de Minas de Madrid, con objeto de definir y delimitar adecuadamente las numerosas evidencias de minería de oro romana del área comprendida entre Las Médulas y la Sierra del Teleno, donde se encuentran los restos arqueológicos de las mayores minas de oro del Imperio Romano.

Actuaciones sobre el terreno

Sobre el terreno, la actualización de las cartas arqueológicas de las minas de oro romanas se realizó mediante un exhaustivo reconocimiento de campo, análisis de fotografías aéreas y modelos digitales del terreno obtenidos a partir de datos Lidar. Según los investigadores, el volcado en un Sistema de Información Geográfica (SIG) de los datos obtenidos permitirá un mayor conocimiento de la importancia de la minería de oro romana en la zona y una mejor gestión patrimonial, ya que por fin se dispondrá de todas las evidencias arqueológicas “correctamente definidas en su extensión real”.

La nueva mina de oro romana fue descubierta a finales de abril, tras realizar la prospección sistemática del terreno en las estribaciones de la Sierra del Teleno. Pese a que la zona está relativamente frecuentada por aficionados a las actividades deportivas, como el esquí, el ciclismo o el senderismo, “nadie se había percatado del origen de esos pequeños vallejos que partían desde la estación de esquí”, apuntaron los investigadores.

Una vez localizados los primeros indicios que apuntaban hacia la existencia de actividad extractiva, la mina resulta ahora “muy visible en las fotografías aéreas”, ya que presenta unas estructuras muy características, comunes a este tipo de trabajos mineros hidráulicos.

Sistema hidráulico

En ese sentido, las evidencias de minería comienzan en el margen derecho del nacimiento del arroyo del Cabrito, afluente del río Duerna, y se desarrollan aguas abajo por una estrecha franja de 1,7 kilómetros de extensión, donde pueden apreciarse los característicos montones de piedras conocidos como "murias", que revelan la ubicación de las zonas de lavado.

Por su parte, el sistema hidráulico de esta explotación cuenta con tres depósitos principales de acumulación de 480, 245 y 220 metros cuadrados, respectivamente, que eran alimentados por sendos canales de corto recorrido que recogían las aguas de deshielo, única fuente de agua disponible dada la elevada altitud del terreno, a semejanza de las vecinas explotaciones del Teleno. Continuando aguas abajo por el arroyo del Cabrito se encuentran también otras pequeñas evidencias de minería aurífera romana que se extienden por el margen izquierdo.

Los investigadores calificaron el hallazgo de “modesto”, en comparación con los “grandes trabajos de minería aurífera del entorno”, como Las Médulas, Teleno o Llamas de Cabrera. Al respecto, los descubridores de la antigua mina elogiaron la “enorme capacidad de prospección de los ingenieros romanos” para construir este tipo de infraestructuras.

Contenido Patrocinado

Fotos