Eduardo Prada, alcalde de Borrenes, califica el incendio de «desastre» y no duda de que es «intencionado»

Incendio de Borrenes./AT Brif
Incendio de Borrenes. / AT Brif

El regidor del municipio berciano asegura que el momento de mayor peligro sobre Paradela «ya ha pasado» y reconoce que los vecinos estaban «especialmente sensibles» tras ver lo que sucede en Encinedo

DANI GONZÁLEZ

Las llamas han vuelto a poner en alerta al término municipal de Borrenes, en El Bierzo, tal y como sucediera el pasado 4 de agosto, cuando arrasó 67 hectáreas. El incendio, como en aquella ocasión, llegó a ser declarado de nivel 2, pero la rápida intervención de los efectivos de extinción han conseguido que, pasadas las 18:00 horas de este jueves, se haya rebajado su peligrosidad al nivel 1.

El alcalde de Borrenes, Eduardo Prada, recalca que el fuego se ha iniciado «en el mismo punto» que a principios del mes de agosto y no tiene dudas de que ha sido «provocado».

La mejor noticia en la tarde este jueves es la localidad de Paradela de Muces «ya no corre peligro», si bien es cierto que cuando se declaró el nivel 2 había una situación «bastante complicada» para esta pedanía.

Prada afirma que, pese a esta rápida reacción, el incendio es «un desastre» porque ha afectado a una zona poblada de castaños de mucho valor.

Colaboración para identificar a los pirómanos

El regidor de Borrenes asegura que la gente está «especialmente sensible» con los incendios después de ver lo que está sucediendo en La Cabrera. «Esto no le gusta a nadie», añade.

Por otra parte, lamenta que no haya demasiada colaboración ciudadana a la hora de identificar a los incendiarios. «Sería lo lógico porque todos sabemos en las circunstancias en las que se encuentran los terrenos y el perjuicio que causa ni se puede estimar. No hay mucha colaboración; para saber quién prende fuego hay que verlo y no hay mucha conciencia en la gente denunciar. Hay una cierta dejación que no se entiende muy bien», señala antes de añadir que es un asunto «complejo».

En total los medios movilizados son un agente medioambiental, un avión de carga en tierra, dos helicópteros con cuadrillas, dos cuadrillas terrestres, tres autobombas y una máquina bulldozer.

Fotos