Miño-Sil prolonga la prealerta por sequía pendiente de la rebaja de caudales por falta de lluvias

Embalse de Bárcena.
Embalse de Bárcena.

El organismo de cuenca cree que aún «no hay motivo para la alarma» y reconoce que los problemas de suministro, de producirse, podrían afectar a las pequeñas poblaciones

CARMEN RAMOS Ponferrada

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sol prolonga la prealerta por sequía en toda la cuenca hidrográfica durante el mes de julio pendiente de la reducción que han experimentado en las últimas semanas los niveles de caudal de ríos y embalses ante la ausencia de lluvias que determinará si finalmente es necesario decretar el nivel de alerta, algo que no se descarta de prolongarse esta situación.

«De momento la prealerta se mantiene, se volverán a valorar los indicadores a final de mes y veremos, porque la situación no ha mejorado, realmente va a la baja porque no está lloviendo», explican desde la CHMS.

Desde el organismo de cuenca aseguran, no obstante, que pese a la necesidad de agua en ríos y embalses todavía «no hay motivo para la alarma» ni para decretar la alerta a pesar de los bajos niveles de los indicadores que se controlan mensualmente y que son los que determinarán si finalmente es necesario pasar a la alerta.

«Posibilidad de alerta siempre cabe porque si no llueve lo mismo no nos queda más remedio que pasar a la situación de alerta, pero de momento estamos viendo que aunque los indicadores están muy al límite todavía no es necesario decretarla», explican desde Confederación. Las mismas fuentes reconocen que aunque en este momento el abastecimiento está garantizado en toda la comarca de prolongarse la falta de lluvias los problemas podrían afectar principalmente a poblaciones pequeñas que dependan de fuentes acuíferas de menor caudal.

«En las poblaciones grandes no habrá problema porque dependen de ríos regulados aunque sí pueden surgir de pequeñas poblaciones que se abastezcan de manantiales o de ríos más pequeños», avanzan desde el organismo.

En este sentido, desde la CHMS recuerdan la necesidad de hacer hincapié en que «la gente tiene que concienciarse de que el agua no se puede malgastar», subrayan. Entre las medidas propuestas, Confederación apoya el ahorro de suministro en usos y destinos no prioritarios, como el riego de jardines o el baldeo de calles, así como la reducción de la presión nocturna en redes urbanas y el refuerzo d los controles del agua captada para el abastecimiento, ya que el escaso caudal podría afectar a la calidad de la misma.

Prealerta desde enero

La activación del nivel de prealerta el pasado mes de enero supuso la puesta en marcha de la Oficina Técnica de la Sequía, que se encarga de hacer el seguimiento de al situación. La oficina está formada por los representantes de las distintas unidades dependientes de la Presidencia, como el comisario de Aguas, el director técnico, el secretario general y jefe de la OPH o el personal técnico que designen por delegación.

El Plan Especial de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía establece un conjunto de medidas adaptadas a los diferentes umbrales de sequía y que han de ser comunicadas, a la mayor brevedad, a las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno, Comunidades Autónomas, Diputaciones provinciales, Mancomunidades de Municipios y a todos los ayuntamientos que componen la cuenca hidrográfica del Miño-Sil.

Fotos