Bierzo Aire Limpio rechaza las «ventajas sociales, ambientales y económicas» de la planta de Forestalia

Bierzo Aire Limpio protesta ante la Junta contra la instalación de la planta de Forestalia./César Sánchez
Bierzo Aire Limpio protesta ante la Junta contra la instalación de la planta de Forestalia. / César Sánchez

La ONG berciana asegura que el uso de biomasa para generar electricidad «no es limpia ni sostenible»

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

Bierzo Aire Limpio rechazó hoy que la generación eléctrica por biomasa, objetivo de la planta que pretende instalar la empresa Forestalia en Cubillos del Sil, tenga «ventajas sociales, ambientales y económicas» para El Bierzo ya que el uso de la biomasa «es para producir calor, no para producir electricidad y desperdiciar el calor sobrante calentando y evaporando agua del embalse de Bárcena», explican.

La ONG recuerda que los productos de la quema de biomasa (hollín, carbono negro) son «contaminantes climáticos» en los que la OMS ha puesto el foco ya que su eliminación frenaría el calentamiento más rápidamente que reduciendo el CO2. «Las ventajas económicas de quemar tanta madera son muy dudosas, pues competiría por este recurso —encareciéndolo— con fabricantes de pellets de uso doméstico y con la industria de transformación de la madera. Lo mismo ocurriría con la paja que necesitan los ganaderos. Añadidos al reconocido coste de la contaminación por enfermedades, aumento de la dependencia, bajas laborales y pérdida de años de vida globales y con calidad de vida», apuntan.

Es por ello que la plataforma niega que la promesa de Forestalia de que su proyecto de central térmica de biomasa para el Bierzo Bajo contaminaría menos que una térmica de carbón no la convierte ni mucho menos en inocua. «Según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU, la quema de madera para producir electricidad es más peligrosa que el gasoil y libera 79 contaminantes de todo tipo, incluidas las partículas atmosféricas que causan 428.000 muertes prematuras de europeos cada año», explican.

La quema de paja —subraya Bierzo Aire Limpio— «es especialmente tóxica pues su alto contenido en cloro es transformado en policlorodibenzodioxinas (dioxinas), el contaminante más peligroso que existe desde dosis mínimas por ser bioacumulativo». En este sentido, recuerdan los recientes informes de la Consejería de Salud del Gobierno Canario, que se ha opuesto a dos plantas de biomasa forestal en Canarias, y del TSJ de Cataluña a otras dos en Lérida.

La ONG berciana entiende que «prometer filtros modernos pero con una planta tan grande —cinco veces mayor que lo que permitía la Xunta de Galicia hasta hace poco—, no puede dejar a nadie tranquilo». De hecho, aseguran que la propia empresa «reconoce en su declaración de impacto ambiental que contaminaría mucho, el máximo permitido para poder cumplir la ley». «Lo importante no es lo que se filtra sino lo que se escapa y se respira, y fenómenos locales dada la orografía de la hoya berciana con montañas de 2000 metros, inversión térmica, el escaso viento y las escasas lluvias que multiplican el daño a nuestra esperanza de vida», subrayan.

El colectivo se resiste a «que nuestro pasado y presente de aire marrón nos condene a un futuro contaminado». Considera que la experiencia con el carbón «debería hacernos más cautos ante ofertas de unos pocos puestos de trabajo eventuales, a costa nuevamente de la salud de todos y de sobreexplotar los recursos naturales» cuando «hay mejores alternativas de desarrollo, contaminando mucho menos, a cambio de mucho más», añaden.

Críticas a la Junta

En cuanto al presunto apoyo institucional del que presume Forestalia, a Bierzo Aire Limpio explic le «duelen como propios los millones de euros prometidos, porque ese dinero es más nuestro que suyo y también nos duele este 'Todo por El Bierzo, pero sin El Bierzo' de la Junta de Castilla y León, promocionando un negocio privado de un conocido especulador, a costa de nuestra salud», apuntan, cuando creen que con ese dinero público «podrían atenderse otras prioridades —por ejemplo, renovar calderas de gasoil y carbón—, antes que ir a parar al bolsillo de Fernando Samper».

En conclusión, “la generación eléctrica por biomasa no tiene para El Bierzo ventajas sociales, ambientales ni económicas. El uso ambientalmente aceptable de la biomasa es para producir calor, no para producir electricidad y desperdiciar el calor sobrante calentando y evaporando agua del embalse de Bárcena. Los productos de la quema de biomasa (hollín, carbono negro) son Contaminantes Climáticos en los que la OMS ha puesto el foco pues su eliminación frenaría el calentamiento más rápidamente que reduciendo el CO2. Las ventajas económicas de quemar tanta madera son muy dudosas, pues competiría por este recurso —encareciéndolo— con fabricantes de pellets de uso doméstico y con la industria de transformación de la madera. Lo mismo ocurriría con la paja que necesitan los ganaderos. Añadidos al reconocido coste de la contaminación por enfermedades, aumento de la dependencia, bajas laborales y pérdida de años de vida globales y con calidad de vida”.

Contenido Patrocinado

Fotos