Archivada la denuncia contra el exalcalde de Cacabelos por el contrato del plan de protección del Camino de Santiago en el municipio

Adolfo Canedo, exalcalde de Cacabelos./
Adolfo Canedo, exalcalde de Cacabelos.

La Audiencia Provincial confirma el sobreseimiento de la causa impulsada por los actuales responsables del Ayuntamiento

LEONOTICIAS

La sección tercera de la Audiencia Provincial de León decretó el archivo y sobreseimiento de la denuncia presentada por el Ayuntamiento de Cacabelos contra el exalcalde, Adolfo Canedo, por supuestas irregularidades en la gestión del contrato del plan especial de protección del conjunto histórico y del Camino de Santiago a su paso por el municipio.

La sentencia confirma el archivo dictado por el Juzgado de Instrucción nº 5 de Ponferrada en diciembre de 2016 y, según el exregidor, supone una «bofetada judicial» al actual alcalde, Sergio Álvarez, y a su «encendida caza de brujas».

En ese sentido, Canedo recordó que la denuncia presentada por el Ayuntamiento le acusaba de los delitos de prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, cohecho y falsificación en documento público mercantil. En la misma línea, los actuales responsables municipales denunciaron que que el contrato entre el Ayuntamiento y el estudio técnico que redactó la memoria del plan nunca había existido, «como si los contratantes hubiésemos urdido una trama para repartirnos los recursos públicos con la más burda y descarada complicidad», relató el exregidor.

Al respecto, Canedo insistió en que «el contrato se hizo de acuerdo a la más escrupulosa legalidad» y remarcó que el objetivo del plan era «resolver los problemas y conflictos que causa el desarrollo del Camino de Santiago a los vecinos y a los propietarios adyacentes a la Ruta Jacobea». En esa línea, lamentó la «manía persecutoria» y la «inquina ciega» de los actuales responsables del Consistorio y acusó a Álvarez de mantener una «enconada y ciega cruzada judicial» contra su persona.

El exalcalde recordó que serán los vecinos los que «asuman los costes de la paranoica judicialización de la política municipal» y criticó «la obsesión destructiva» del tripartito que gobierna Cacabelos contra «cualquier iniciativa del anterior gobierno del PP».

Contenido Patrocinado

Fotos