La apuesta por la diferenciación y la adaptación al territorio, retos de futuro del sector agroalimentario del Bierzo

Empresarios bercianos en la presentación de 'Bierzo Hub'. /César Sánchez
Empresarios bercianos en la presentación de 'Bierzo Hub'. / César Sánchez

Los empresarios consideran que el cuidado de las pequeñas explotaciones y la mejora de los canales de comercialización

ELENA F. GORDÓN

La apuesta por la diferenciación del producto y la adaptación a las características propias del territorio son los dos grandes retos de futuro que los empresarios del sector agroalimentario identificaron en la comarca del Bierzo durante la presentación del programa Bierzo Hub, que pretende impulsar el sector primario. Representantes del mundo del vino, de la industria cárnica y de la industria frutícola debatieron sobre la importancia de impulsar un sector especializado que tenga el terruño como valor de futuro.

El periodista Luis del Olmo fue el encargado de introducir la mesa redonda en la que participaron representantes empresariales a los que definió como “figuras en el mundo de la construcción de los pueblos”. “Somos hijos de la tierra que nos dio raíces, que nos define y nos identifica, no podemos vivir de espaldas a ella”, aseguró el periodista, que recalcó la necesidad de “apostar por el origen”.

El primero en intervenir fue Raúl Pérez, considerado uno de los mejores enólogos del mundo, que destacó el papel del pequeño viticultor y bodeguero en el sector vitivinícola de la comarca, una figura antes minoritaria y actualmente 'in crescendo', que definió como “muy importante” en el desarrollo de la comarca y “necesaria” para el funcionamiento de las medianas empresas del sector. “Es una figura que hay que cuidar”, aseguró el enólogo, que reclamó “un régimen especial que ayude a este pequeño productor si no queremos que esa figura se pierda”.

En ese sentido, subrayó la necesidad de “frenar el abandono de las explotaciones vitivinícolas” a través de sistemas que simplifiquen la tramitación administrativa, además de otras facilidades en el ámbito de la promoción y la comercialización. En la misma línea, resaltó la necesidad de poner en marcha “sistemas de protección” en las cerca de 5.000 hectáreas de viñedo de la comarca.

En caso contrario, “en los próximos 10 años no habrá uva para abastecer a nuestras propias empresas”, advirtió Pérez, que recalcó que las “adversidades meteorológicas” vividas este año provocarán que el próximo año haya que soportar carencia de uva. En la misma línea, el enólogo criticó el “genocidio” que se ha llevado a cabo en un periodo de dos años en la zona de León, donde se ha perdido todo el viñedo a causa de una “decisión errónea en el aparcelamiento”.

Impulsar la comercialización

Por su parte, Ignasi Argilés, director técnico de la empresa frutícola Nufri, responsable del proyecto de plantación de más de 1.000 hectáreas de manzanos en la finca soriana de La Rasa, destacó la necesidad de colocar en el mercado “un producto diferenciado, siempre pensando en el mercado y la rentabilidad”. “La comercialización es necesaria para decidir dónde vamos”, explicó Argilés, que aseguró que la receta para el éxito pasa por una particular I+D+i, que se traduce en “ilusión, dedicación e imaginación”.

En la misma línea, Santiago Miguel, director general del grupo Hermi, responsable de una cuarta parte de las ventas de carne de conejo en España, coincidió en señalar la “ilusión” como un ingrediente imprescindible para poner en marcha los sueños.

En ese sentido, Miguel destacó el “orgullo de pertenencia” de una empresa con 45 años de historia. “Nunca hemos querido abandonar nuestro pueblo”, sentenció el director general de Hermi. Al respecto, Miguel recalcó la necesidad de “identificar fortalezas para ofrecer al mercado un producto que satisfaga necesidades” y lamentó que la “burocracia” asociada a las “sociedades garantistas” como la que vivimos “dificultan la implantación de cualquier empresa”.

Por último, el anfitrión de la jornada y responsable de la empresa Prada a Tope, José Luis Prada, subrayó la necesidad de “cuidar los origenes”. “El progreso del Bierzo no va a venir por la llegada de grandes empresas”, espetó Prada, que instó a empresarios e instituciones a “poner toda la carne en el asador” para que el programa Bierzo Hub no se quede en humo. “Necesitamos gente que crea en lo que va a hacer”, destacó el empresario berciano, que remarcó que la filosofía de su negocio pasa por “crear productos con valor añadido para generar riqueza en el entorno”.

Prada identificó “la diferenciación y la originalidad” como valores del producto agrícola y elogió el trabajo de las 74 bodegas adscritas a la Denominación de Origen (DO) Bierzo, que han sido capaces de revertir el modelo de las cooperativas, consistente en vender barato.

Fotos