Leonoticias

video

Efectivos aéreos luchando contra el fuego. / César Sánchez

El incendio en la Tebaida berciana se reaviva durante la noche y avanza hacia Peñalba de Santiago

  • Otro fuego afecta a las localidades de Santalavilla y Pombriego, en el municipio de Benuza

Las fuertes rachas de viento están dificultando las labores extinción y control del incendio que asola los montes del Valle del Silencio que lleva más de 2.000 hectáreas calcinadas cuando se cumple su cuarto día activo. La situación ha llevado a que Ponferrada haya decidido solicitar la declaración de zona catastrófica para el área afectada por el fuego.

  • Ecologistas convocan una manifestación contra la «impunidad» de los incendios en el Bierzo

  • Todos contra el fuego

  • Incendio en Bouzas

  • Un incendio sin final

  • Incendio en el Bierzo

«La situación está fatal, el principal problema que hay es el viento que esté con la situación que está y soplando así se reaviva, se puede refrescar un área pero llega la noche tienen que dejar de trabaja los efectivos y han soplado vientos más que huracanados», explicó el concejal de Medio Rural, Iván Alonso, que ha seguido en todo momento 'in situ' los trabajos de los medios humanos y materiales desplegados por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Medio Ambiente, que cuentan, además, con la colaboración de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

No obstante, reconoce que «si les da el viento un poco de tregua hoy lo podrían apagar, pero si sigue soplando imposible» ya que «está muy caliente el terreno».

El fuego, según explicó, afecta en este momento a tres focos que pueden contemplarse desde el pueblo de San Cristóbal de Valdueza. «El de Peñalba parece que lo tienen ya prácticamente controlado pero tienen que intervenir en los otros dos, en Valdefrancos e incluso yendo para San Adrián», reseñó.

2.000 hectáreas

A falta de la cuantificación oficial de los daños, el concejal de Medio Rural, Iván Alonso, considera que finalmente el balance de la 'masacre' natural que ha asolado una gran superficie de bosques autóctonos, con especial presencia de robles y encinas, será aún mayor de las primeras estimaciones a la vista de como las lenguas del fuego se han extendido de forma rápida por el monte.

Así cree que finalmente van a ser más de 2.000 las hectáreas calcinadas en el gran incendio que ha tenido 'de luto' el Valle del Silencio. «Yo creo que desgraciamente van a se más de 2.000 hectáreas las calcinadas pero una vez que se consiga apagar con los medios que existen en este momento, con satélite se calculará el impacto real», apuntó.

Respecto a la autoría del fuego, Alonso no ha dudado en solicitar la colaboración ciudadana para detener al autor o autores del fuego que se expande por los montes de una de las zonas naturales más importantes del municipio de Ponferrada. «Yo rogaría a los vecinos de los pueblos que tengan el más mínimo indicio o sospecha que acuda a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado porque por lo que nos comentan los medios de extinción a todas luces el incendio ha sido provocado en una zona donde ya van muchas veces que se quema, muy habitualmente, desgraciadamente».

Peñalba, la localidad más afectada

En esa línea, la alcaldesa pedánea de Peñalba, Susana Rodríguez, coincidió en señalar que el día de hoy es crucial para controlar un incendio que calificó de “desastre” y que se encuentra a poco más de dos kilómetros del entorno de la localidad y amenaza las inmediaciones de la cueva de San Genadio, situada a escasa distancia de la población. “Ahora mismo Peñalba es la localidad más afectada, del lado de San Cristóbal el fuego ya se ha extinguido por completo”, aseguró Rodríguez, que destacó el “intenso trabajo” de los efectivos de extinción para evitar que el fuego se acerque a la localidad. “Hemos pasado la noche tranquilos, porque había efectivos de la UME en el aparcamiento del pueblo. La noche anterior estuvimos solo los del pueblo”, explicó.

Por su parte, el pedáneo de San Cristóbal de Valdueza, Luis Álvarez, confirmó que a última hora de la noche el fuego quedó extinguido en la zona de San Cristóbal y Manzanedo, con un retén refrescando el área para evitar que se reaviven los rescoldos. “Son montañas de difícil acceso y el viento sigue castigando la zona y avivando las llamas”, explicó Álvarez, que definió la situación como “desastre”. “Es muy triste ver un entorno natural precioso convertido en una carbonera”, señaló al respecto, y advirtió del problema que el incendio puede causar en el abastecimiento de agua. ““En el momento en que vengan las lluvias, arrastrará las cenizas a los arroyos”, alertó.

Por otro lado, en las localidades de Montes de Valdueza y Bouzas, el fuego también se encuentra controlado, según confirmaron a Ical los respectivos pedáneos, que elogiaron el trabajo del dispositivo de lucha contra incendios para controlar el fuego en las cercanías de ambas poblaciones.

Juzgar al responsable

Además, una petición en la plataforma online Change.org pide desde ayer “encontrar y juzgar al culpable del incendio del Bierzo”. La petición, que ya ha sumado más de 1.200 firmas en poco más de 10 horas, se dirige al Ayuntamiento de Ponferrada, a la Junta, al Seprona y al Ministerio de Justicia.

Entre las demandas expuestas por los responsables de la petición, destacan aspectos como la reclamación de un “endurecimiento de las leyes tanto para los pirómanos como para mantener limpio el monte, con obligación real y posibilidad de denunciar en caso de que el dueño de la misma no lo mantenga limpio”. Además, los firmantes también exigen “más vigilancia en los montes” y “facilidades para la gente de a pie en su recuperación”.

Nuevo incendio en Benuza

Otro incendio de considerables dimensiones se mantiene activo en la comarca y afecta al municipio de Benuza. El alcalde, Agapito Encina, explicó a Ical que las llamas se originaron a última hora de ayer cerca de la localidad de Santalavilla y hoy se desplazan monte arriba hacia los núcleos de Pombriego y Ferradillo. El fuego habría quemado una zona de matorral bajo, así como alcornoques y robles, aunque “de momento” no reviste peligro para ninguna de las poblaciones cercanas.

Fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente apuntaron hoy que varios medios aéreos intervienen en este fuego, que se encarama ladera arriba hacia una zona rocosa, en la que se espera que pueda ser controlado a pesar de que la difícil orografía impide el acceso de las máquinas,.

Las intensas rachas de viento que azotan a la comarca del Bierzo en la última semana y la gran columna de humo provocada por el incendio, visible desde Ponferrada, dificultan las labores del operativo de extinción, que aún no ha cuantificado la superficie afectada.

Según cálculos del departamento de Topografía del Centro Integrado de Formación Profesional de Almázcara (Congosto), el incendio habría arrasado una superficie de más de 500 hectáreas. La medición aproximada se ha llevado a cabo tomando como base la imagen del satélite Terra.