Leonoticias

Emilia Esteban, la letrada de Vanesa: «Quebró mi confianza. Ya no puedo decir si es cierto su relato. Merece a alguien que la crea en su defensa»

Emilia Estebán junto a Vanesa, la faberense que simuló su secuestro.
Emilia Estebán junto a Vanesa, la faberense que simuló su secuestro.
  • La letrada de la faberense que simuló su secuestro zanja la relación profesional y anuncia su renuncia a representarla en las ocho causas abiertas desde hace un año contra su expareja

“Quebró mi confianza como letrada”. Emilia Esteban ha zanjado por completo la relación profesional que mantenía con Vanesa, la faberense que simuló su propio secuestro y acusó de su pareja de echarle pegamento en su vagina.

A pesar de que la intención inicial era mantenerse al frente de la defensa de esta mujer en las ocho causas que mantiene abiertas por malos traros contra su expareja, la letrada ha anunciado que renunciar a la representación en la totalidad de los procesos.

Esteban, que presentó el miércoles su renuncia a defenderla en el caso concreto de la simulada agresión, toma esta decisión tras dos días de autoevaluación que le han permitido entender que no será capaz de defender a Vaneas “como se espera de un letrado en esta situación”.

“Se quebró la confianza hasta tal punto que ahora no puedo decir con rotundidad que sus relatos son totalmente ciertos”, señala Emilia, que asegura que actualmente no se ve con la “capacidad suficiente” para seguir al frente de la defensa. “Creo que se merece a alguien mejor, a alguien que la pueda creer y en la que ella confíe”.

Fue hace un año cuando, en turno de oficio, Emilia Esteban asumió la defensa de Vanesa ante un supuesto caso de agresión por parte de su expareja y que, a lo largo de este periodo, se han traducido en ocho denuncias por amenazas, coacciones, malos tratos y quebrantamiento de condena.

«Es lo más honrado»

“Me duele mucho porque en este tiempo he luchado mucho con uñas y dientes. Ha sido una lucha constante de denuncias, escritos, alegaciones… Pero no me veo con la suficiente fuerza para seguir al frente de su defensa”, señala Emilia, visiblemente afectada por el transcurrir de los acontecimientos.

“Es lo más honrado que puedo hacer, dejar paso a un compañero. Me siento traicionada y engañada y además creo que ha hecho un daño tremendo a las víctimas de violencia de género. Y es un hecho que no se puede obviar”, remarca Emilia, que asegura que no puede defender a una persona que “presuntamente” simula un delito, “me engaña a mí, al fiscal y a toda España”.

Un mal trago para esta letrada que además recuerda que nunca sospechó de esta simulación y que si decidió sacar a la luz este caso fue únicamente por defender a su clienta. “Ha sembrado a dudas en mí y ahora me pregunto si será cierto o no. Creo que las dudas son razonables cuando se ha quebrado la confianza que tenía en ella”.