Leonoticias

La cúpula del ‘clan Larralde’ se enfrenta a 32 años de prisión y 7 millones de multa por tráfico de drogas

Imagen de los vehículos incautados durante la operación.
Imagen de los vehículos incautados durante la operación. / César Sánchez
  • La Audiencia Provincial juzgará a las cuatro personas que fueron detenidas en Camponaraya en el marco de la operación antidroga más importante desarrollada en la provincia | Los acusados son padre e hijo y una pareja ‘porteadora’ que niegan los hechos

La Audiencia Provincial de León juzgará entre el 19 y 20 de diciembre a la cúpula del ‘clan de los Larralde’ por un delito de tráfico de drogas tras ser ‘cazados’ con un importante alijo de cocaína que transportaban desde Galicia para poner a la venta en el mercado negro de El Bierzo.

En el banquillo se sentarán P.L.F. y su hijo P.L.U., así como una pareja, D.J.S. y M.C.L, miembro ésta última también del clan Larralde, D.J.S. y M.C.L, que hacía de “lanzadera”, vehículo que adelanta unos kilómetros al que lleva la droga, para detectar y, en su caso, avisar de la presencia policial. La Fiscalía solicita una pena conjunta de 32 años de prisión y una multa superior a los siete millones de euros.

Los cuatro fueron detenidos en el transcurso de la operación antidroga más importante desarrollada en la provincia. Los agentes encargados del caso llevaban meses detrás de este clan familiar, viejos conocidos de la Policía Nacional.

No en vano, el padre, de 58 años, cuenta con un historial de 25 detenciones, la mayoría por tráfico de drogas, tráfico de armas y municiones, atentados a agente de la autoridad, entre otro. El hijo, 36 años, ha sido detenido en 13 ocasiones, por tráfico de drogas, robo con violencia, lesiones y amenazas, entre otros motivos

Galicia-León

Los hechos se remontan al 25 de septiembre de 2015 cuando padre e hijo se dirigieron a San Miguel de Deiro, Vilanova de Arousa (Pontevedra) donde adquirieron la cocaína que iban a transportar a Camponaraya. Sobre las 13:25 horas, dos agentes de la Policía Nacional presenciaron como el mayor de ellos se entrevistaba con la pareja detenida para coordinar el transporte de la droga.

Ante ello, los agentes decidieron realizar un seguimiento de los vehículos. Minutos después, a las 13.35 horas, padre e hijo se dirigieron en el Audio Q5 a gran velocidad dirección a la AP-9, anticipándose en la marcha para la prevención de posibles controles policiales. Poco después, inició la marcha y tomó la misma dirección el Audio Q7 conducido por los otros dos acusados portando la droga.

Tras rebasar el peaje de Santiago de Compostela, los agentes del grupo gallego contactaron con la Policía Nacional de Ponferrada para que continuaran con el seguimiento, de manera que montaron un dispositivo de control en la A-6 a la altura de Piedrahita, detectando a las 16.00 horas el paso del Audio Q5 y seguidamente el Q7.

Material incautado en la operación.

Material incautado en la operación. / César Sánchez

Droga, armas y billetes falsos

Con el fin de interceptar el segundo vehículo, se montó un dispositivo de control en la salida de la A-6 a la altura de Camponaraya, hayan en su interior una bolsa de color marrón en el que se encontraron 5.544,25 gramos de cocaína pura, que alcanzaría un precio en el mercado ilícito de 784.384,73 euros. Además de la droga, en el momento de la detención de la pareja, fueron intervenidos el vehículo Audi Q7, un móvil con el que contactaba con los otros acusados y un portátil.

Por su parte, padre e hijo, se dirigieron a una vivienda de Camponaraya, destino final de la droga. Una vez allí, ambos cogieron un Golf y dieron una vuelta a la manzana para comprobar el éxito de la operación. Sin embargo, el progenitor del clan fue detenido al regresar a su casa logrando su hijo darse a la fuga tirando a la vez por la ventanilla un teléfono móvil.

A pesar de las maniobras de los implicados y de los intentos de huida, todos fueron arrestados. Inmediatamente revisaron los vehículos y comprobaron que la pareja porteadora llevaba 8 paquetes de cocaína de gran pureza, que pesaban 9.830 gramos.

Inmediatamente se tramitó la pertinente orden de entrada y registro en la vivienda de los principales sospechosos. En su interior se hallaron dos cargadores de arma de fuego, con 28 cartuchos de munición de 9 mm parabellum, un chaleco antibalas y varios fajos de papel cortados y empaquetados y con el mismo tamaño de los billetes de curso.

Los narcotraficantes usan estos fajos de papel de falsos billetes para engañar a otros vendedores. También se encontró al padre del clan una falsa placa de la Guardia Civil que los narcotraficantes exhibían cuando surgía algún problema.

Tres de ellos, en prisión

La totalidad de los efectos intervenidos eran utilizados para facilitar la distribución de las sustancias estupefacientes y se habían adquirido como consecuencia de las ganancias obtenidas por la venta de las mismas. Los tres varones acusados se encuentran en prisión desde el 25 de septiembre del 2015 mientras que la acusada salió el pasado 15 de febrero.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública, en la modalidad de sustancias que causan un grave daño a la salud y en cantidad de notoria importancia y solicita una pena de nueve años de prisión y la multa de 2.568.769 euros para el cabecilla del clan y siete años y seis meses de prisión así como una multa de 1.568.769 euros para los otros tres acusados.

Las defensas de los cuatro acusados niegan el relato del fiscal, su participación en los hechos y solicitan la libre absolución para los cuatro acusados.