Leonoticias

Páramo está en alerta para evitar daños en la captación de Argayo

  • Los análisis de la Junta garantizan el buen estado del agua aunque el Ayuntamiento ya había puesto garrafas a disposición de los vecinos en previsión de lluvias

El Ayuntamiento de Páramo del Sil está en alerta ante posibles lluvias para evitar daños en la dos captaciones de agua del municipio, principalmente en la que abastece a la localidad de Argayo, una de las más afectadas por el incendio de septiembre. El alcalde, Ángel Calvo, asegura que se mantiene la vigilancia en las instalaciones y que también se han realizado labores de limpieza de las mismas par que la ceniza baje hacia los arroyos.

"Estamos con una vigilancia de agua de las captaciones se ha limpiado los depósitos y captaciones en varias ocasiones", asegura el regidor, que destaca como los análisis realizados por la Junta de Castilla y León han dado el visto bueno al estado del agua para su consumo. "Los servicios sanitarios de la Junta ya nos han dado por buena el agua aunque habíamos puesto a disposición de los vecinos aguas en garrafas de cinco litros", ha explicado Calvo.

El alcalde de Páramo del Sil reconoce, no obstante, que "estamos con precaución" ante las consecuencias que puedan provocar las próximas lluvias en la traída de aguas. "Tememos que el arrastre al no quedar nada de vegetación las cecinas que aún están en las laderas nos vayan a las dos captaciones sobre todo en Argayo", ha recalcado.

El también vicepresidente de la Diputación para el Bierzo ha destacado el "desastre" medioambiental que el fuego ocurrido a comienzos de septiembre ha supuesto para la pedanía de Argayo que se ha quedado "sin más de tres cuartas partes de sus montes" y en el caso de Anllarinos "un poco menos".

"Los que tenían licencia de caza no van a poder disfrutar y juntas vecinales durante años van a tener una merma en los ingresos con las subastas de los cotosue", ha reseñado el regidor que anuncia que mantendrá contactos con los técnicos de la Junta para conocer la cuantía económica que se destinará a la repoblación de los montes. "La previsión es que en función es que sea proporcional a hectáreas quemadas", indicó Ángel Calvo que resaltó el esfuerzo que en este caso debe hacer la Consejería de Medio Ambiente para ir avanzando en la recuperación de los montes afectados "a ver si en tres años se lleva a cabo una plantación no sea al cien por cien".