Leonoticias

Fabero urge a CHMS nueva captación después de que arrastres del fuego hayan dejado negra el agua

El 'agua negra' de Fabero
/ Una empleada del Café Popo llena un vaso de agua negra.
  • El Ayuntamiento emite un bando para que los vecinos eviten tomar el líquido elemento que se ha vuelto negro e inicia el suministro con camiones cisterna

Negra como el carbón. Así sale el agua de la traída en los grifos de los hogares y establecimientos hosteleros de la localidad de Fabero que siguen viviendo un mes después las consecuencias del terrible incendio que arrasó 2.665 hectáreas en los municipios de Fabero, Páramo del Sil y Peranzanes y que puso en jaque a los vecinos.

Las lluvias de los últimos días han provocado que las escorrentías hayan arrastrado las cenizas y los restos del fuego a la zona de la captación ubicada en el arroyo de Fresnedelo lo que impide su consumo. «El agua no se puede beber», asegura la alcaldesa de Fabero, Mari Paz Ramón, que destaca como el problema se suscitó el miércoles por la noche «cuando se puso a llover fuerte». «El incendio más virulento fue donde la captación entonces claro arrastra todos los sedimentos, porque, además, no era un fuego normal, fue un fuego que arrasó todo», indicó.

El Ayuntamiento ha emitido un bando informando a los vecinos para que eviten consumir el líquido elemento a la espera de los resultados de las análiticas que se han realizado. Asimismo, durante la jornada de ayer inició el suministro de agua con un camión cisterna de tal manera que el abastecimiento esté gararantizado. «Nosotros estamos intentando paliar el problema llevando agua con camión cisterna a toda la gente que lo necesite», explica la alcaldesa, que reconoce que es un problema «un poco engorroso» teniendo en cuenta que se trata de la traída que abastece a un total de 5.000 vecinos de todo el municipio.

«Tenemos a Lillo, a Otero, a Bárcena, a Fabero, es una captación importante y que abastece a un municipio de casi 5.000 habitantes, esto no es un incendio de una captación de un pueblo pequeñito como Argayo o como Bárcena sino que es la captación de todo un municipio», recalca.

Una situación que también afecta al centro de salud, a los negocios de hostelería y a los geriátricos, aunque en este caso, Ramón considera que la repercusión es menor debido a que «tienen depósitos y sistemas y se los vamos llenando» pero «es malo para todos».

La regidora explica que la situación se ha producido a pesar de las medidas preventivas llevadas a cabo por el Ayuntamiento en la zona de la traída a la vista de que los efectos del incendio se dejarán sentir en el suministro una vez iniciado el periodo de lluvias. «Nosotros intentamos paliarlo antes poniendo alrededor como unas chapas pero eso al final se quita igual» todo ello a pesar de la existencia de los filtros de la depuradora «pero da igual que es tal lo que arrastró que el agua no sale negra, sale lo siguiente», subraya.

Un trastorno para la hostelería

Muchos vecinos de Fabero se han echado a la calle para llenar sus garrafas en las fuentes del pueblo. El agua 'negra' está provocando también un importante trastorno a los más de 30 negocios que viven de la hostelería en Fabero. «La verdad es que nos hace un trastorno bastante grande, te cambia los hábitos de trabajo prácticamente al cien por cien, yo para empezar ya tengo fabricador de hielo y he tenido que pararlo ayer a primera hora porque el hielo hecho con carbonilla a saber a lo que te puede saber lo que eches», explica Jonathan Vega, responsable del Café Pop. Un situación que afecta también a los hábitos de elaboración de los pinchos en la cocina o al funcionamiento de la cafetera que «hay que funcionar con garrafas de agua mineral», para la limpieza del local «agua de la fuente» y la vajilla «lavarla a mano con agua mineral». «No deja de ser un trastorno pero la situación no deja mucho margen o cierras o tienes que seguir así, pero la gente es comprensiva», subraya.

La alcaldesa pide «calma» a los vecinos teniendo en cuenta que desde el Ayuntamiento se están poniendo todos los medios para darle una solución cuanto antes. Este mismo viernes se reúne con responsables de la CHMS en Ponferrada a fin de encontrar otra fuente para una nueva captación. «Hay que buscar una alternativa, es decir, otra fuente para que podamos anular esa captación ahora e intentar buscar una fuente cercana para meter ese agua que no la va a arrastrar». «Nosotros en Fabero tenemos otros depósito independiente y vamos a intentar eso y en Bárcena lo solventaremos a través del depósito que tenemos grande llevando camiones cisterna, la verdad que nos supone un problema enorme para nosotros como administración y para todos los vecinos», asevera Mari Paz Ramón que espera que la solución llegue cuanto antes. «Vamos a ver desde Confederación las posibilidades que nos dan».