Leonoticias

Los afectados por el incendio del Bierzo piden un cordón de seguridad y repoblar con especies autóctonas

vídeo

Guillermo García mantiene una reunión con los alcaldes. / Campillo

  • Los alcaldes de los cuatro municipios y presidentes de las juntas vecinales mantienen una reunión con el delagado de la Junta en León para abordar las futuras ayudas que lleguen desde las administraciones

Protección en los límites de los pueblos, para evitar la entrada de las llamas en caso de incendio, mejoras en las captaciones de agua y repoblación con especies y empresas autóctonas, además de solicitar cuanto antes las ayudas a las administraciones, son las principales reivindicaciones que este miércoles han planteado al delegado territorial de la Junta, Guillermo García, los alcaldes de los municipios bercianos de Fabero, Páramo del Sil, Peranzanes y Candín, afectados por el gran incendio registrado la pasada semana en la comarca del Bierzo.

Un fuego, de carácter intencionado, que arrasó 2.665 hectáreas y que dejó un panorama desolador que pudo haber sido peor si la lluvia no hubiese hecho acto de presencia porque a pesar de los numerosos medios materiales y personales empleados en las labores de extinción, se trató de un incendio de muy difícil abordaje.

El delegado territorial ha comentado a los alcaldes y a los nueve presidentes de las juntas vecinales que acudieron a la convocatoria, que el consejero de Fomento y Medio Ambiente, visitará próximamente la comarca para conocer de primera mano las consecuencias de este desastre medioambiental.

Además de la próxima convocatoria de ayudas de la Junta, que podría servir para acometer distintas labores, el delegado ha recordado a los asistentes que el Ministerio de Medio Ambiente tiene una línea de ayudas específicas destinadas a tareas de reforestación a las que se podrá acceder para llevar a cabo, por ejemplo, la repoblación de las 800 hectáreas arboladas que las llamas destruyeron.

Reacciones de los alcaldes afectados

La alcaldesa de Fabero, Mari Paz Martínez, ha subrayado que el incendio ha supuesto un varapalo «ecológico» y económico para la zona, empeorado por otros fuegos sufridos en el municipio que hacen que acumule ya unas 2.000 hectáreas arrasadas en la presente campañ, entre ellas las de un bosque único en Europa.

«El castaño estaba resultando de gran valor como un extra en una zona muy afectada por la crisis minera», subrayó antes de reclamar que los trabajos de limpieza y reforestación sean acometidos por gente de los pueblos afectados. También ha pedido «que las administraciones escuchen a las juntas vecinales y que vean que los montes están abandonados».

El alcalde de Peranzanes ha incidido en la necesidad de que exita «una franja alrededor de los pueblos porque el de Fresnedelo esta vez lo hemos salvado los vecinos, porque no se podía acceder ni con helicópteros ni con brigadas y San Pedro ha quedado destrozado». También ha reclamado más trabajo de prevención antes de la campaña de incendios y ha reclamado que se investigue a los vecinos «para ver si hay alguna posibilidad de coger a estos terroristas medioambientales». «A veces se denuncia y quedan absueltos», ha lamentado.

El alcalde de Páramo del Sil, Ángel Calvo, ha agradecido el despliegue humano y técnico que se empleó para atajar ese «fuego terrible, que sin esos medios hablaríamos ahora de otra cosa». También ha pedido que los presupuestos de las administraciones competentes incluyan partidas plurianuales destinadas a reforestar una zona que «no ha quedado quemada, ha quedado calcinada».

Por su parte, el alcalde de Candín, José Antonio Álvarez, ha agradecido la iniciativa de la Junta y ha manifestado su deseo de que se atiendan las reivindicaciones de alcaldes y pedáneos.

El quórum ha sido la nota más positiva de la reunión con el delegado de la Junta que ha servido para conseguir una puesta en común de objetivos y necesidades para paliar los daños de un fuego que amenazó a varios pueblos y arrasó miles de hectáreas de alto valor ecológico.