Leonoticias

La Junta movilizó a 623 profesionales para luchar contra los 15 incendios registrados el lunes en la provincia de León, 11 de ellos en el Bierzo

  • El fuego que comenzó en la localidad de Bárcena de la Abadía, presuntamente intencionado, arrasó 2.665 hectáreas

La Junta movilizó a un total de 623 efectivos para hacer frente a los 15 incendios registrados el lunes 12 de septiembre en la provincia leonesa, la mayoría de ellos de carácter incencionado y 11 en la comarca del Bierzo. El operativo contra estos hechos delictivos, recuerdan obligó a movilizar efectivos de la Administración General del Estado y de las administraciones locales afectadas.

El fuego que se originó en Bárcena de la Abadía, municipio de Fabero, que se había estabilizado al mediodía del día siguiente, 13 de septiembre, tras emplear a 334 profesionales en las primeras 24 horas, fue declarado controlado hoy a las 9.30 y extinguido a las 14.30 horas, tras afectar a 2.665 hectáreas, tal y como adelantó leonoticias.

Ante el alto riesgo de incendios forestales que se preveía por la elevada intensidad del viento, la inestabilidad atmosférica y la sequía, el operativo de la Junta ya había tomado medidas preventivas, paralizando los trabajos forestales de sus trabajadores, teniendo en máximo estado de alerta a sus medios y reforzando sus efectivos de maquinaria pesada en León.

El resto de fuegos registrados se iniciaron en las localidades de Dragonte, Arbás del Puerto, Cerezal de la Guzpeña, Villafeile, Camplongo de Arbás, Páramo del Sil, Llamas de Cabrera, Folgoso de la Ribera, La Portela de Valcarce, Bárcena de la Abadía, Cirujales, Berlanga del Bierzo, San Juan de Paluezas, Santa Eulalia de Cabrera y Yebra.

El operativo autonómico dirigido desde el Centro Provincial de Mando de León, y coordinado con el Centro Autonómico de Mando de Valladolid, movilizó sus efectivos y los del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) y Unidad Militar de Emergencias (UME), que actuaron en la provincia de León entre el día 12 de septiembre y la mañana del 13 para luchar hasta extinguir o estabilizar los 15 incendios declarados.

Este operativo estaba compuesto por diez técnicos, 45 agentes medioambientales y celadores, 25 miembros del centro provincial de mando y de los puestos de vigilancia, 34 miembros de tripulación de medios aéreos, 131 componentes de las cuadrillas helitransportadas, 199 componentes de las cuadrillas de tierra, 58 en personal de autobombas, 19 en personal de maquinaria pesada y 102 miembros de la Unidad Militar de Emergencias.

Los medios materiales empleados fueron 14 helicópteros, tres aviones, 13 cuadrillas helitransportadas de la Junta , tres cuadrillas del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los helicópteros de coordinación del operativo y de rescate de la Agencia de protección Civil, 26 cuadrillas de tierra, 21 autobombas y 11 buldózer y cuatro dotaciones de la UME, a lo que se sumó la labor realizada por la Guardia Civil y por los medios de la administración local.

El más grave

El incendio de carácter explosivo de Bárcena de la Abadía tuvo una velocidades de avance de llamas muy rápidas en sus primeras horas, teniendo que concentrarse los esfuerzos del operativo en evitar, con éxito, que las llamas afectaran sucesivamente a las localidades de Bárcena de la Abadía, San Pedro de Paradela, que fue desalojado, Argayo del Sil, desalojado parcialmente y Anllarinos del Sil.

Tras tener a salvo las poblaciones, el operativo se centró durante la noche en el trabajo de los siete buldócer, apoyados por el personal terrestre, centrándose en apagar y perimetrar el incendio para tenerlo casi estabilizado al amanecer, donde estaba preparado un amplio despliegue de medios aéreos que no tuvo que actuar por la labor de las máquinas y la lluvia que comenzó a caer a las 8.30 de la mañana.

En la medición realizada hoy de este incendio forestal, presuntamente de carácter intencionado, se estimó un total de 2.665,13 hectáreas quemadas, de las que 815,23 son superficie forestal arbolada, 1.772,99 ha superficie forestal desarbolada, y 76,91 hectáreas de superficie no forestal. El incendio ha afectado a varios términos municipales. El pueblo más afectado ha sido el término de Fabero, con 1.144,36 ha quemadas, seguido de Páramo del Sil, con 844,72 ha; Peranzanes, con 649,31 ha; y Candín, con 26,74 ha, y ha supuesto una importante pérdida ecológica con la destrucción de la cubierta vegetal de numerosos montes de utilidad pública de los pueblos afectados.

En lo que va de año el término municipal de Fabero, situado en la provincia de León, ha registrado un total de 23 fuegos forestales, de los cuales 22 fueron presuntamente intencionados. Cuando el incendio estaba en su mayor virulencia, de forma presuntamente intencionada se inició el de Berlanga, al lado de la carretera, en un momento crucial del otro incendio, que se pudo sofocar rápidamente evitando daños mayores.

La eficacia en la respuesta para luchar contra los incendios forestales registrados en la provincia de León a principios de semana, explican desde la Junta, se corresponde con el amplio operativo de lucha coordinado provincial y regionalmente, y en colaboración con el resto de las administraciones con competencias en la materia, central y local, que mantiene la Junta.

Es un operativo, añaden, dimensionado en función de las necesidades de cada provincia, pero de carácter autonómico, con la posibilidad y flexibilidad de desplazar los efectivos aéreos y terrestres por toda Castilla y León, y las comunidades colindantes, en función de las necesidades requeridas, estando adaptado todo el año a las condiciones de riesgo existentes en cada momento, alerta en época de riesgo bajo y con su máximo despliegue en la época de riesgo alto.