Leonoticias

El presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, conversa con varios de los integrantes de la 'Mesa de la Energía'.
El presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, conversa con varios de los integrantes de la 'Mesa de la Energía'. / Cesar Sánchez

La Plataforma por el futuro del Bierzo pide la intermediación de la Junta para evitar el cierre de Compostilla

  • El presidente del Consejo Comarcal no descarta una “movilización masiva” para defender la continuidad de la central térmica

La Plataforma por el futuro del Bierzo, que agrupa a representantes de la mayoría de las fuerzas políticas, empresariales y sindicales de la comarca bajo el paraguas del Consejo Comarcal, acordó hoy solicitar formalmente a la Junta y, en concreto, a su presidente, Juan Vicente Herrera, una reunión para exponer la problemática y solicitar que actúe de intermediario ante el Gobierno de España para evitar el cierre de la central de Compostilla, en Cubillos del Sil, planeado para el año 2020. “Eso es lo que trataremos a partir de ahora”, avanzó el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, que aseguró que “lo que no vamos a hacer es encadenarnos a las puertas de Endesa en Madrid”.

Los representantes de la plataforma y del propio comité de empresa de Endesa se reunieron este mediodía en la sede del Consejo Comarcal para analizar el resultado de la reunión mantenida ayer en Madrid con el consejero delegado de Endesa, José Bogas. Antes del encuentro, el presidente comarcal apuntó que “la posibilidad de convocar una movilización se pondrá encima de la mesa”. En ese sentido, el presidente comarcal aseguró que “es necesario que la sociedad berciana responda de forma masiva” y lamentó que la última manifestación organizada por la ‘mesa de la energía’ el pasado 29 de junio contó con la asistencia de poco más de 3.000 personas.

Por su parte, el presidente de Fele-Bierzo, Javier Morán, recordó que el anuncio del cierre “no es una noticia nueva”. “Endesa ya había anunciado que, si no recibía dinero de la administración central, cerraría Compostilla”, explicó Morán, que consideró que el “desmantelamiento de una empresa emblemática desincentivará la instalación de otros proyectos en la comarca”.

En esa línea, el presidente de la patronal berciana lamentó la posible pérdida de “un gran número de empleos fijos e indirectos” en caso de llevarse adelante el cierre de la central. “Mucha empresa pequeña que depende de la central, para mantenimientos o reparaciones”, explicó Morán, que se mostró partidario de “luchar porque Endesa siga manteniendo la apuesta por la comarca del Bierzo”.

Al respecto, el presidente de Fele-Bierzo lamentó que “lo que no se entiende es que una empresa instalada en la comarca del Bierzo desde hace tantos años tome esta determinación en un periodo de tiempo tan corto” y avanzó que los representantes de la patronal, de la que forma parte Endesa, se reunirán con los responsables de la eléctrica en fechas próximas para conocer de primera mano su postura.

Críticas a la «descoordinación»

Por otro lado, Morán criticó la actitud de los representantes bercianos en la reunión de ayer. “Salieron de allí cabizbajos y sin hacer réplicas ni peticiones”, lamentó el presidente de la patronal berciana, que defendió la necesidad de “exigir a la empresa la continuidad de la central y el mantenimiento del empleo”.

Además, el presidente de Fele-Bierzo criticó la “premura” en la convocatoria de la reunión de hoy de la ‘mesa de la energía’ y acusó a los organizadores de “descoordinación”. “Los agentes que participamos en esa mesa tenemos mucho que aportar y mucho que decir”, remachó Morán.

Antes de entrar a la reunión de la mesa, Álvarez Courel respondió a las críticas de Morán y recordó que “la reivindicación puede producirse después de la reunión de la mesa”. “Yo soy el representante, pero no el que toma las decisiones. Si las decisiones las tomara yo, no habría mesa”, aseguró Courel.

En esa línea, el presidente comarcal insistió en que “las soluciones vienen desde la unión, no desde la crítica” y alertó de que “si empezamos a poner palos en las ruedas, Compostilla cerrará en 2020 pero las expectativas de futuro en el Bierzo se cerrarán mucho antes”.