Ecologistas denuncia el «despilfarro sin control» en un acuífero de Quintanilla de Flórez para la instalación de una planta embotelladora

Sondeos para la explotación del acuífero./
Sondeos para la explotación del acuífero.

Exige el sellado inmediato de los sondeos abiertos y la reparación de los daños que se hayan ocasionado

ICAL

Ecologistas en Acción de León denunció hoy el «despilfarro sin control» el agua subterránea del acuífero ‘La Maragatería’ en Quintanilla de Flórez debido a los sondeos que «está ejecutando y está dejando sin sellar» la empresa Sierra de Lobos S.L. como paso previo a la instalación de una planta embotelladora de agua. Según informó el grupo ecologista a través de un comunicado, es «intolerable» este hecho, en especial en medio de uno de los periodos más «prolongados y más graves de sequía que se recuerdan en la provincia de León».

La organización exigió el sellado inmediato de los sondeos abiertos y la reparación de los daños que se hayan ocasionado al dominio público hidráulico con cargo a los responsables. Además, insistió en que desde finales de septiembre la empresa ha estado realizando sondeos «sin haber obtenido la concesión de aguas» solicitada a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), y cuya información pública se está tramitando en estos momentos sin que se haya dado respuesta a las alegaciones presentadas pro los vecinos. «Al haberlo hecho sin autorización, cabe suponer que la empresa quiera imponer la actividad que promueve por la vía de los hechos consumados, lo que añade desconfianza a una concesión de aguas que podría dar lugar a la sobreexplotación del acuífero», denunciaron.

Al igual que los vecinos de Quintanilla de Flórez, la organización ecologista desconfía de la futura actividad de la empresa y de los impactos que pueda generar. La documentación aportada por la empresa hace referencia genéricamente a una actividad agroalimentaria por lo que los volúmenes solicitados son «muy inferiores» a la actividad real que se plantea la empresa, que es el embotellado de agua.

En consecuencia no se ha analizado la afección real que la actividad podría provocar en el acuífero a escala local, así que no se sabe si ese aprovechamiento puede afectar al suministro de agua de los cinco pueblos que conforman el valle donde la industria pretende instalarse, especialmente en los meses estivales, en los que se reduce la cantidad de agua disponible.

A todo ello se suma la petición de los vecinos del municipio de anular el trámite de información pública de la solicitud de concesión «porque nos e ha pedido para el uso que realmente tendrá» y, también, solicitar a la CHD que rechace la concesión de la explotación de aguas subterráneas solicitada por la compañía.

Contenido Patrocinado

Fotos