Los vecinos de Compostilla y Navatejera denuncian ante Europa las «irregularidades» de las redes de calor

Los vecinos de Compostilla y Navatejera denuncian ante Europa las «irregularidades» de las redes de calor

Las asociaciones denuncian que las centrales de Ponferrada y Navatejera «incumplen las condiciones del proyecto firmado en su día entre la Administración de Castilla y León y el Banco denominado 'Project Castilla y Leon Climate Change'

LEONOTICIAS León

Los vecinos de Compostilla y Navatejera dan un paso más en su oposición a las centrales de biomasa y redes de calor que la Junta de Castilla y León pretende levantar en sus barrios y trasladan sus acciones a Europa.

En concreto, acaban de iniciar en Luxemburgo el proceso de revisión de la financiación otorgada por el Banco Europeo de Inversiones, reclamando por las «presuntas irregularidades existentes en los proyectos».

Las asociaciones denuncian que las centrales de Ponferrada y Navatejera «incumplen las condiciones del proyecto firmado en su día entre la Administración de Castilla y León y el Banco denominado 'Project Castilla y Leon Climate Change' y pueden ocultar un presunto fraude o posibles sobrecostes».

En concreto, estas centrales «no son sostenibles ni mejoran el cambio climático ni la prevención de incendios forestales; no mejoran la sostenibilidad del sector forestal promoviendo el uso tradicional y alternativo de los recursos forestales como materia prima de biomasa; y además infringen la normativa ambiental y urbanística».

La falta de suministro de biomasa local y su «insostenibilidad» es uno de los «grandes incumplimientos» que destacan estas asociaciones.

En Navatejera se reconoce un tránsito de dieciséis camiones diarios de suministro que probablemente provendrán de fuera de la provincia de León. De hecho, en los proyectos «no se garantiza en ningún momento el lugar de origen de la biomasa, sin que exista suficiente oferta en León para estas instalaciones (y más con la reciente autorización de la planta de Forestalia)».

La denuncia ciudadana «solicita que el BEI abra investigación sobre si la aplicación de estos fondos cumple con los acuerdos firmados y los fines de sostenibilidad exigidos; objetivos que se ponen en duda cuando se pretende gastar más de siete millones de euros en llevar calor a una serie de edificios que además están térmicamente obsoletos, sin ningún acondicionamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos