La caída de una red de narcos permite localizar al autor del crimen de Villaobispo en 2008

Imagen del material incautado durante la operación.

Desarticulada una organización criminal dedicada al narcotráfico implicada en un intento de homicidio en Salamanca | La operación ha culminado con la detención de cinco hombres y una mujer pertenecientes al clan conocido como 'Los Manueles'

LEONOTICIASLeón

En el marco de una operación desarrollada de forma conjunta por la Guardia Civil y la Policía Nacional se ha desarticulado una organización criminal dedicada al narcotráfico y presuntamente responsable del intento de homicidio de una persona ocurrido en Salamanca.

La operación se ha saldado con la detención de 6 personas -5 hombres y 1 mujer- pertenecientes al clan conocido como «Los Manueles». Uno de los detenidos hacía uso de una identidad falsa para evitar su puesta a disposición judicial como autor de un delito de homicidio cometido en 2008 en León.

Esta detención ha conseguido esclarecer el crimen de Villaobispo en 2008 cuando, en plena calle se produjo un tiroteo que acabó con la vida de uno de los implicados, según han confirmado fuentes oficiales.

Inicialmente se vinculaba lo sucedido a una desaparición ocurrida en El Bierzo, algo que se ha descartado.

Imágenes del escenario del crimen en noviembre de 2008.
Imágenes del escenario del crimen en noviembre de 2008. / Peio

Aquel 8 de noviembre de 2008

Una persona de unos 31 años, cuya identidad responde a las iniciales A.R.F., falleció el 8 de noviembre de 2008 sobre las 13.30 horas tras producirse un tiroteo en la localidad de Villaobispo de las Regueras. El suceso se produjo en la confluencia de las calles Menéndez Pelayo y Jacinto Benavente de esta población, situada en el alfoz de la capital leonesa. Varios vecinos alertaron al Servicios de Emergencias del 112 de Castilla y León al escuchar varios disparos.

Según fuentes policiales se trataría de un ajuste de cuentas debido al tráfico de drogas entre distintos grupos. Al parecer, el fallecido de etnia gitana, vecino de la localidad de Villaobispo de las Regueras, pertenece al conocido clan de los 'Larralde'. Además, estas mismas fuentes indicaron que el joven cuenta con un largo historial de antecedentes por hechos similares.

Algunos testigos indicaron que tras producirse varios disparos un vehículo negro huyó a gran velocidad del lugar, por lo que todavía se desconoce si pudieron ser varios los implicados o uno en la muerte del joven. Sin embargo, un hombre de edad avanzada, cuya identidad no ha sido facilitada, fue conducido cuando se encontraba en las inmediaciones del lugar del suceso en un vehículo de la Guardia Civil hasta las dependencias de la Comisaria de León, minutos después del producirse los disparos.

El fallecido, tras recibir varios impactos de bala en la cabeza, cayó tendido en una de las aceras de la calle Menéndez Pelayo, lo que alertó a los vecinos que rápidamente dieron aviso al 112 que desplazó una ambulancia medicalizada. De inmediato, se desplazó una patrulla de la Policía Local de Villaquilambre, el municipio al que pertenece Villaobispo de las Regueras y a continuación se personaron en el lugar hasta cuatro parejas de la Guardia Civil.

Los agentes del Instituto Armado acordonaron la zona aledaña donde yacía el cuerpo y comenzaron a recabar pruebas. En el lugar, se encontraban, diseminados en un pequeño radio, la decena de casquillos de las balas que habían acabado con la vida del joven. Además, uno de los vehículos aparcados en las inmediaciones sufrió también el impacto de uno de los proyectiles que rompió la ventanilla delantera del lado derecho.

Sobre las 15 horas se desplazó el juez de Paz, Teodoro Sandoval, un médico forense y miembros de la unidad judicial de la Guardia Civil de Armunia (León). Efectivos de Protección Civil de Villaquilambre ayudaron a los agentes de la Benemérita a realizar sus tareas. Una vez examinado de forman superficial el cadáver y marcados los lugares de las pruebas, se procedió al levantamiento del cuerpo, al que se le practicará en las próximas horas la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de León.

El suceso conmocionó a los vecinos de esta pequeña población leonesa. En esta zona residencial, situada al este de la ciudad de León, hizo que un gran número de curiosos y testigos del tiroteo se congregaran durante más de dos horas en el lugar. La mayor parte aseguraba haber oído un ruido similar al que produce la detonación de un petardo. Otros explicaron que conocieron los hechos debido al revuelo que se generó en las inmediaciones. Además, el cordón policial impidió a muchos poder acceder a sus domicilios o sacar su vehículo de las cocheras.

Operación

La operación se inició en mayo de 2017, cuando los agentes recibieron un aviso del servicio de atención de emergencias 112 en el que informaban que una persona que se encontraba en la calzada de la A-62, a su paso por el término municipal de Villares de la Reina (Salamanca), presentaba, entre otras heridas, dos impactos de arma de fuego de pequeño calibre en una de sus piernas.

Continuando con las investigaciones, se pudo averiguar que la víctima había quedado previamente con otras personas para realizar una operación de compraventa de un vehículo. Mientras circulaban con el turismo de la víctima para comprobar que funcionaba correctamente, aprovecharon para amenazarlo y dispararle con una pistola dos veces en una pierna, teniéndose que lanzar la victima del coche en marcha para salvar su vida y huyendo los agresores con el coche.

Imagen de una parte del material incautado.
Imagen de una parte del material incautado.

Fruto de las investigaciones posteriores se supo que los responsables del intento del homicidio formaban parte de una organización criminal denominada el clan de «Los Manueles», diseminados por gran parte de España, especialmente en las provincias de Madrid y Toledo. Esta organización, cuyos integrantes se les considera muy peligrosos tanto por los antecedentes policiales como por la violencia empleada en la comisión de hechos delictivos, hacía uso de una gran movilidad geográfica y usaba identidades falsas para obtener los beneficios económicos.

Por tal motivo, se procedió a la detención de los seis integrantes del grupo delictivo así como al registro de 6 domicilios ubicados en los municipios de Parla y Moraleja de Enmedio (Madrid), Seseña y Casarrubios del Monte (Toledo). Los agentes han intervenido cuatro armas cortas entre las que supuestamente se encuentra la empleada para el intento de homicidio, dos escopetas y un rifle, tres chalecos antibala y dos turismos. También se ha intervenido numerosa munición de diversos tipos de armas, dinero, y documentación falsa y falsificada.

Imagen de las plantaciones de cannabis.
Imagen de las plantaciones de cannabis.

Además se ha localizado una plantación indoor de cannabis sativa con un total de 249 plantas y un peso aproximado de 30 kilogramos y otra con la cosecha ya recolectada y 8.044 gramos de cogollos de marihuana preparados para su distribución y 104 gramos de hachís.

Durante uno de los registros, los arrestados utilizaron a sus hijos menores para tratar de ocultar a los agentes una pistola municionada, munición, dinero y llaves de varios vehículos.

Uno de los detenidos empleó una identidad falsa para evitar su arresto, siendo necesaria la colaboración del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para demostrar mediante el examen de sus huellas dactilares la identidad verdadera. Así se pudo constatar que esta persona hacía uso de una identidad falsa desde el año 2008 para huir de la justicia tras cometer un homicidio en la provincia de León.

Contenido Patrocinado

Fotos