Leonoticias

Vecinos de Villaquilambre, Robledo y Villarrodrigo exigen protección ante una «oleada de robos» en la zona

  • Aseguran que desde el mes de junio los robos son constantes | Han remitido una carta a la Subdelegación del Gobierno pidiendo protección | Los vecinos se han organizado para hacer patrullas «pero no es suficiente»

«Es un robo hoy y otro al día siguiente. En la zona la sensación que tenemos es de estar en peligro permanente porque los robos no los hacen choricillos, sino gente profesional, con matrículas falsas en los vehículos, bien organizados, que además saben lo que quieren y que intentan evitar el enfrentamiento directo. Estamos desesperados, ésto es lo que nos ocurre».

Los vecinos de Villaquilambre, Robledo y Villarrodrigo están «desesperados». Aseguran que son las víctimas de una «oleada de robos como nunca se había visto» y por ello han decidido «pedir más seguridad y protección» por escrito.

Lo han hecho haciendo entrega de forma personal de una carta en la Subdelegación del Gobierno de León. Aseguran que los medios de que dispone la Guardia Civil para esta zona «son escasos» y que la Policía Local «hace lo que puede», pero en todo caso el resultado final es insuficiente porque «los robos no cesan y la sensación de inseguridad se extiende».

90 personas

Entre los propios vecinos se han tomado las medidas 'de seguridad' que para ellos son posibles. Ahora disponen de un grupo de whatshapp en el que hay 90 personas con el fin de alertar ante la presencia de posibles sospechosos. Incluso se realizan patrullas para reconocer la zona y determinar si hay algo que se encuentra fuera de lo normal.

Por los teléfonos móviles de los vecinos circulan matrículas y modelos de vehículos e incluso 'perfiles' de personas que no son conocidas en la zona y que podrían estar vinculadas a los grupos que más tarde roban en la zona.

Como ejemplo de la inseguridad que se vive en la zona relatan lo sucedido el pasado día 30 cuando se localiza un vehículo en la Calle Caminón y en las inmediaciones a tres individuos con linternas intentando entrar a una vivienda. De inmediato se cursó aviso a la Guardia Civil y Policía Local por proximidad, pero resultó imposible la localización de los asaltantes.

Mayor protección

La Policía Local acudió al lugar pero la Guardia Civil -la zona depende del cuartel de Armunia- no pudo actuar porque en esos momentos intervenía en otro suceso ocurrido en la localidad de Busdongo.

Esta «realidad tan inquietante» es la que ha llevado ahora a los vecinos a acudir a la Subdelegación del Gobierno para pedir protección y más medios que pogan fin, insisten, a una «situación como nunca antes se había visto».