Leonoticias

La valoración del riesgo de violencia de género paso de alto a «no apreciado»

  • La subdelegada del Gobierno remarca que los protocolos se cumplieron estrictamente y remarca la necesidad de modificar la ley para mejorar la atención a las víctimas que no tienen conciencia del peligro

Teresa Mata, subdelegada del Gobierno, que ha condenado este viernes el brutal asesinato de Juana Monje a manos de su marido en la Virgen del Camino, un nuevo caso de violencia de género en el que, según remarcó en varias ocasiones, el protocolo de protección de víctimas “no falló”.

Durante el minuto de silencio, Mata recordó que un agente de la Policía Local de Valverde mantuvo una conversación con la fallecida durante diez minutos para determinar si había sufrido algún tipo de seguimientos o cualquier hecho que le preocuparse, constatándose que “todo estaba perfecto”.

Fue el pasado 12 de septiembre cuando Juani presentó en la Comisaría de Ávila una denuncia por malos tratos contra su marido sobre el que pesaba una orden de alejamiento de 250 metros. Inicialmente, según remarcó Mata, se catalogó de alto el riesgo de esta mujer aunque con el transcurso de la semana derivó a un riesgo “no apreciado”.

“Desde ese día la medida de protección ha evolucionado conforme al seguimiento que se ha realizado a esta mujer. A través del relato aportado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado el nivel de riesgo ya paso a mediados de septiembre a medio para lugar pasar a bajo hasta llegar a no apreciado que es como llegó a la Guardia Civil de Armunia y a la Policía Local de Valverde”.

En este sentido, Mata recordó que el protocolo se cumplió “estrictamente y a la perfección. La víctima estaba un poco a caballo entre León y Ávila pero en ambos territorios se ha realizado exactamente los seguimientos que establece el programa Biogen. Es más, tras la primera denuncia se procedió a la retirada del permiso de armas de su pareja y la incautación de las armas”.

En este punto, la subdelegada del Gobierno mostró su máxima repulsa a un acto “que nos tiene a todos consternados a toda la sociedad. Una nueva muestra de que la violencia de género es un tema esencial en el que todas las administraciones deben trabajar unidas”.

Por último, recordó la necesidad de modificar la Ley 1/2004 que fue “un gran hito en la lucha de violencia de género” y que actualmente está sometida a una serie de reformas principalmente para mejorar la cobertura de todos los ámbitos a aquellas víctimas potenciales y aquellas que entienden que no hay riesgo.