Leonoticias

El agresor tenía orden de alejamiento y la Policía Local contactó con la víctima cinco horas antes

  • «Comentó a los policías que todo estaba bien y éstos la recordaron que en el caso de que viera algo extraño que les avisara», asegura el alcalde de Valverde de la Virgen

Cinco horas antes de que Juana Monje fuera brutalmente asesinada por su marido agentes de la Policía Local de Valverde de La Virgen habían contactado con ella.

Lo hicieron siguiendo el protocolo de la orden de alejamiento, vigente en la actualidad y en la que se reflejaba la necesidad de mantender una distancia de 250 metros en la pareja.

Los agentes contactaron «a las cuatro de la tarde» con la mujer y en ese momento ella les transmitió que «todo estaba bien, con normalidad, sin problemas», según ha relatado el alcalde de Valverde, David Álvarez.

En esa conversación los agentes le trasladaron que en el caso de «que viera que había algo extraño que les llamara, pero ella les advirtió de que todo iba bien».

Cinco horas más tarde su marido, hacha en mano, terminaba con su vida.