Siete años de cárcel para los dos constructores responsables del 'bluf' de Orozco Building

Los dos acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial./
Los dos acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.

Los empresarios tendrán que indemnizar a los compradores de los pisos, de acuerdo con el auto al que ha tenido acceso leonoticias, con casi 350.000 euros

J.C. | A.C.León

Una década después del escándalo de 'Orozco Building', los responsables de la constructora que impulsó una promoción fallida en León, han sido condenados por la sección tercera de la Audiencia Provincial de León.

El auto, al que este jueves ha tenido acceso leonoticias, condena a los acusados Víctor Enrique Díaz Saldaña y Rafaél Suárez Suárez a penas de tres y cuatro años respectivamente por un delito continuado de apropiación indebida.

Además ambos deberán indemnizar con un total de 350.000 euros a una veintena de compradores que vieron como su sueño de tener una vivienda en realidad se convertía en toda una pesadilla. Contra la sentencia cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La pesadilla de Orozco Building

Para un centenar de familias 'Orozco Building' es sinónimo de «desilusión», «fracaso», «impotencia» y «una tomadura de pelo».

Ellos adquirieron los pisos, según recuerdan los letrados, con «la ilusión de su vida» pero la realidad es que se encontraron con «engaños» que derivaron en «engaños» hasta ver la dura realidad: los pisos para los que habían depositado las 'arras' (contratos que vinculan a comprador y vendedor con cláusulas de abono de cantidades entre las partes) en realidad no podían ser de su propiedad al estar sujetos a un embargo previo por las entidades de ahorro que hipotecaban la obra.

El caso 'Orozco Building' llegó a los tribunales con peticiones de prisión de más de 120 años y con el interrogante de dónde están los 11 millones de euros procedentes de entidades de ahorro y clientes que los ahora acusados gestionaron.

Según el escrito de la acusación pública los dos acusados, administradores solidarios de ‘Orozco Building’ desde el 29 de octubre de 2004 hasta abril del 2008 cuando se nombre a un tercero como administrador y se acordó el traslado del domicilio social a Málaga.

En esa fecha, los acusados proyectaron la construcción y venta de un edificio de 90 viviendas, locales y garajes en la confluencia de la calle Peregrinos y Espronceda en Trobajo del Camino, que salieron a la venta con precios muy por debajo del techo de mercado.

Para financiar la adquisición del solar y la construcción, los administradores de la mercantil obtuvieron de Caja Rural Duero (actual Cajamar) un préstamo hipotecario sobre toda la finca por más de 9,5 millones de euros, que recibieron íntegramente y que a fecha de 29 de agosto del 2016 no había sido devuelta y figuraba como suspendido o fallido.

El aval

Las operaciones de venta de los distintos pisos se llevaron a cabo tanto de forma directa en su oficina, ubicada en la calle Astorga, así como a través de varias inmobiliarias, llegándose a formalizar 18 contratos de compraventa, sin la prestación de aval o seguro de caución que garantizase la devolución de las cantidades entregadas por la construcción.

Previamente a la celebración de estos contratos, en mayo de 2005, Caja España concedió a la mercantil un préstamo de 7,6 millones, con un vencimiento de dos años, poniendo de garantía dos fincas en Benalmádena, avalando los bienes de los que se hacían titulares en el sur con el inmueble situado en León y sobre el que había ‘contratos de arras’.

Ello derivó a que el préstamo venciese y el Juzgado de Primera Instancia nº2 de León embargase el inmueble de San Andrés del Rabanedo, provocando que los pisos, locales y garajes no se entregase a los compradores, que se negaron a elevar sus contratos a escritura pública y, por ende, asumir la deuda de la mercantil, sin que esta devolviera la cantidad que entregaron y que ascendía a los 372.550 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos