Leonoticias

San Andrés sanciona con 750 euros al propietario de un perro de raza peligrosa por circular sin las medidas de seguridad pertinentes

  • La Junta de Gobierno local ha dado luz verde a esta medida que sanciona incumplimientos graves de la ordenanza municipal para la tenencia de animales catalogados como peligrosos

La concejalía de Medio de Ambiente ha sancionado con 750 euros al propietario de un perro de raza peligrosa por incumplir diversos artículos de la ordenanza que regula la tenencia de animales de compañía en el municipio de San Andrés.

El edil responsable del área, Francisco J. Gómez, a instancias del instructor, propuso a este órgano la sanción en concreto de 300 euros por la tenencia del animal sin la tramitación de autorización municipal, 150 euros más por carecer de la prima de seguros de responsabilidad civil, otros 150 euros por no tener tampoco certificación del veterinario y finalmente también 150 por llevarlo sin las medidas de seguridad inherentes a un perro potencialmente peligroso.

«Desde la concejalía de Medio Ambiente, queremos recordar a los propietarios de animales de compañía que es vital que respetemos las normas que regulan la tenencia de los mismos en las vías públicas para evitar tener que aplicar las sanciones de la Ordenanza», ha manifestado al respecto el concejal, para después subrayar que cualquier animal por sí mismo no es peligroso, «pero puede llegar a serlo en función de la educación que haya recibido».

Así, Gómez ha apuntado que la ley «es de obligado cumplimiento para todo el mundo, sin ningún tipo de excepción», destacando que este tipo de animales tienen una estricta reglamentación para su tenencia, como así se recoge en la mencionada ordenanza, en la que se estipulan las sanciones económicas que conlleva su incumplimiento.

Control para las heces en la vía pública

Por otro lado, la concejalía de Medio Ambiente, en colaboración con la Policía Local, ha intensificado la vigilancia sobre aquellos propietarios de perros que no recogen las heces de sus canes en espacios públicos; un comportamiento que está sancionado en la normativa municipal con hasta 30 euros de multa.

El concejal quiere hacer un llamamiento a los propietarios que tienen por norma no ser responsables en cuanto al cuidado de zonas públicas, abandonando los excrementos de sus mascotas en parques y aceras.

«Los espacios públicos son de todos, así que si todos los cuidamos armonizaremos la convivencia y evitaremos los conflictos que generan este tipo de actitudes», ha dicho al respecto.