Leonoticias

IU de San Andrés vota en contra de la subida de un 75% de la tasa del suministro de agua

  • -IU teme que el PSOE-PAL-UL «consiga subir todos los impuestos de aquí a final de legislatura, dada la insistencia de traer una y otra vez subidas de tasas e impuestos aunque ya se hayan rechazado meses atrás»

Izquierda Unida muestra su oposición a la subida de uno de los bienes «esenciales, básicos y fundamentales» como es el agua. Izquierda Unida observa «cómo los grupos políticos favorecen con sus votos el desmantelamiento de lo público año tras año, que cada vez se hace más costoso para la ciudadanía».

En el año 2010, según explica IU, «el PSOE firmó un contrato con la concesionaria, permitiendo que los servicios del agua aumentaran el 100% coste. Sin embargo, ante la posibilidad de perder las elecciones, el Ayuntamiento decidió sufragar toda esa subida, acumulando año tras año una deuda que a día de hoy sobrepasa los 6 millones de euros», aseguran.

«Y así llegamos al pleno del 27 de octubre de 2016, con una propuesta de subida del agua del 75% para la ciudadanía, que se verá obligada a pagar los errores políticos de nuestros gobernantes», lamentan.

Izquierda Unida «no solo ha votado en contra en el Pleno de ayer, sino que ha manifestado su oposición desde el momento de su privatización en el año 1996, así como en a la revisión del contrato del agua del año 2010 que suponía su reprivatización», recuerdan. Es más, Izquierda Unida, «a pesar de no tener ninguna representación en el Ayuntamiento en el año 2010, tomó la decisión de llevar el acuerdo a los juzgados, acuerdos por los que ahora nuestra alcaldesa, Eugenia Gancedo, está siendo investigada», añaden. Además, este partido ha solicitado iniciar el trámite para ver si el contrato del año 2010 es nulo.

Izquierda Unida considera que «la ciudadanía debe reaccionar ante este abuso de poder y esta aniquilación constante y sostenida de lo público». Y hace un llamamiento a «la ciudadanía que debe responder ante estos planes de ajuste que pretenden ir eliminando o aumentando el precio de los servicios públicos hasta que queden reducidos s la mínima expresión», concluyen.