Leonoticias

La Casa de Cultura de Pinilla acoge la obra de dos generaciones en una exposición de artesanía y pintura

La Casa de Cultura de Pinilla acoge la obra de dos generaciones en una exposición de artesanía y pintura
  • Los cuadros de José Luis Suárez y los bastones tallados por su padre, vecino de este barrio de San Andrés, conforman el grueso de una muestra que permanecerá abierta al público hasta el 21 de octubre

La Casa de Cultura de Pinilla, en el municipio de San Andrés, acoge hasta el próximo 21 de octubre una muestra de artesanía y pintura que cuenta con el especial atractivo de ser obra de dos generaciones de una misma familia: la de José Luis Suárez y su padre Nicanor, quien a sus 96 años ve por primera vez expuestas sus tallas en madera.

Vecino de este popular barrio, Nicanor Suárez es ferroviario de profesión y ebanista primero por necesidad, cuando las habilidades manuales servían como complemento a su salario como enganchador de Renfe, y después por vocación.

Su afición por la talla de madera adquirió una nueva dimensión cuando, ya jubilado, comenzó a dedicar su tiempo a esta pasión con la que ha dado forma a cerca de 400 bastones, relojes, arcones y otros objetos, parte de los cuales comparten ahora espacio con la obra pictórica de su hijo, José Luis Suárez.

Precisamente esta ha sido la sorpresa que le esperaba a Nicanor esta mañana durante la inauguración de la muestra, a la que acudió sin saber que junto a los cuadros de José Luis se exponen también cerca de 200 objetos de manera a los que sus manos han dado vida en las últimas décadas.

Emocionado, este vecino del tercer grupo del barrio de Pinilla, que nació en Trascastro de Luna en 1920, ha recorrido la sala en compañía, entre otros, de la alcaldesa, María Eugenia Gancedo, y la concejala de Cultura, María del Mar Durante.

Su obra a compaña a los cerca de 30 cuadros que firma su hijo, José Luis Suárez, la mayoría de los cuales reflejan escenas del transporte público de Madrid bajo el título “Momentos”.

Cada uno de ellos es un empeño por «atrapar un momento vivido por la gente real o ficticia que figura en ellas; un viaje momentáneo en especial por la incomunicación de la sociedad un trayecto por las vías de la vida, a fin de cuentas», según explica el propio autor.

«Después de más de cuarenta años viajando en este medio, este es mi pequeño homenaje a todas aquellas personas que lo hacen o lo han hecho durante mucho tiempo, dejando parte de su vida de una manera consciente o no, aunque seguramente necesaria, en sus pasillos, andenes y convoyes», ha manifestado al respecto, para después definir sus cuadros como «un colorista y coloreado intento de leer pensamientos, traduciendo las emociones asentadas en los vagones».

La exposición se completa con dos partes más, una de ellas dedicada a los retratos y la otra con los bodegones como protagonistas.

Natural de Villaseca de Laciana y residente en Pinilla entre 1957 y 1972, José Luis Suárez vive en Madrid desde hace 40 años, donde ha desarrollado su afición por la pintura, utilizando para ello principalmente la técnica del dibujo a pastel.