Leonoticias

Un, dos, tres, y punto entero

vídeo

Una señora practicando encaje de bolillos. / Noelia Brandón

  • La localidad de Lorenzana acoge el I Encuentro de Bolillos que reúne a más de 120 personas y espera consolidarse como un referente de un arte tradicional que sigue teniendo muchos adictos

Un, dos, tres, y punto entero. Tan sencillo decirlo como tan complicado hacerlo. Todo un arte, no cabe duda.

El encaje de bolillos, una técnica centenaria, se ha dado cita este sábado en Lorenzana. El Ayuntamiento de Cuadros ha elegido esta actividad para amenizar la mañana de una de las asociaciones más importante del municipio, la de bolilleras.

más imágenes

  • Haciendo encaje de bolillos

El alcalde del municipio, Marcos Martínez, explicaba la tradición del pueblo en el encaje de bolillos. «Hemos impartido cursos de bolillos varias veces, tenemos una asociación y nos plantearon la idea de hacer un certamen y la idea me pareció súper acertada. Es un arte muy antiguo y que está reviviéndose día a día».

Durante toda la mañana, cientos de personas han pasado por el gimnasio del pueblo para hacer una demostración de bolillos, por la tarde expondrán sus trabajos y después harán una visita en el Museo Etnográfico de la localidad.

Incluso el alcalde, Marcos Martínez, tenía curiosidad por probar suerte con el encaje. «Es realmente complicado pero bueno, podemos intentarlo», explicaba.

Producto 'made in Lorenzana'

La Asociación de Bolilleras de Lonrezana es un grupo de amigas que comparten una pasión y han visto en esta actividad una posibilidad de aumentar ese grupo hasta llegar a ser centenares.

Actualmente son 12, y llevan muchos años haciendo bolillos. En este I Certamen de Bolillo de Lorenzana han conseguido agrupar a 120 personas. «Son gente conocida, nosotras también vamos a otros certámenes. Vienen de Barcelona, de Palencia, de Gijón, de Santander y de aquí, de la provincia».

Hacer bolillo consiste en enrollar el hilo con unos palos y moverlos para hacer dibujos. Sobre la teoría, sencillo; sobre la práctica mejor verlo que hacerlo. Una de las mejores bolilleras que pasaron por este primer certamen, una catalana afincada en Soto y Amío desde hace tres meses, explicaba el funcionamiento. «El movimiento es dar vueltas e ir clavando las agujas, una dos y tres y vas haciendo. Ahora coges otros bolillos y vas liándolos. Poco a poco, esto es cuestión de paciencia».

Punto de la virgen, arañas, bluma, punto entero, cruzado o la filigrana. La variedad de estilos es abundante y el Ayuntamiento de Cuadros ha abierto sus puertas a estas artistas que han disfrutado de una mañana practicando lo que más les gusta, encajar los bolillos.